Compartir
Publicidad

El ejercicio matutino, la pócima nada mágica que todos conocemos para rendir más en el trabajo, pero muchos no aceptamos

El ejercicio matutino, la pócima nada mágica que todos conocemos para rendir más en el trabajo, pero muchos no aceptamos
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un centro municipal a las 8 de la mañana. En él se puede observar gentes de diversas edades: jóvenes estudiantes, jubilados y mujeres y hombres que hacen un esfuerzo por acudir a hacer ejercicio antes de ir a trabajar. Ninguno ha descubierto un secreto que no supiéramos nadie, pero ellos sí han dado el paso y no son de los que se quedan cinco minutos más cuando suena el despertador.

Aunque en estos últimos años se haya puesto de moda el 'running' o a lo que toda la vida se ha llamado, correr; no es obligatorio que todos hagamos maratones ni nos destrocemos las articulaciones. El ejercicio con moderación es el mejor motivador, no ese café que parece que necesitamos para afrontar el día.

Ya hablamos del llamado síndrome postvacacional, y de lo que hay de fábula y de cierto en ese tema. Claro, ¿a quién no le gustaría estar eternamente en la playa o el campo sin horarios? Pero, imaginemos a quienes ni saben lo que significa tener días de descanso.

Practicar ejercicio no es una moda, al menos, nadie debería planteárselo de esa forma. El ejercicio además de mejorar nuestra salud, es un estilo de vida. El deporte estimula funciones cognitivas como la atención, la concentración y la relajación. Y si las vacaciones para ti no existen, esta válvula de escape te hará sentir, incluso mejor que quien prefiere descansar todo el tiempo.

A menos que sea el primer día, lo lógico es sentir motivación y ganas de hacer actividades tras la práctica del ejercicio. Dejando el estrés en la ducha.

Los hombres están hechos para moverse, y lo que vemos como una heroicidad cuando observamos a personas de edad avanzada corriendo o practicando algún deporte, no es más que algo llamado: constancia y esfuerzo.

Y esos dos conceptos también se pueden trasladar al ámbito laboral. ¿Después de una buena sesión de ejercicio y una ducha, tienes ganas de ir a tumbarte en un sofá? .

La paciencia para alguien que asocia deporte con su juventud, será su mejor aliado. A los 40 tal vez tu cuerpo no rinda igual que cuando tenías 20, pero si como a una máquina la programas todos los días, funcionará, tal vez le cueste prender los primeros días o semanas, pero merece la pena.

Por salud y por mejorar en el ámbito laboral, es importante darle una oportunidad al ejercicio. ¿Excusas? Todos tenemos muchas y muy variadas, pero la única forma de afrontar tanto la vuelta al trabajo, o soportar jornadas cargadas de estrés, es movernos.

En Pymes y Autónomos|El deporte como facilitador del networking, así lo aprovechan muchos emprendedores

Imagen|5132824

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio