Compartir
Publicidad

Cuando septiembre no es sinónimo de volver de vacaciones al trabajo

Cuando septiembre no es sinónimo de volver de vacaciones al trabajo
0 Comentarios
Publicidad

Desde que las vacaciones fueron consideradas un derecho laboral, porque no hace tanto, eso de dejar de trabajar y que te pagaran por ello parecía poco menos que una quimera; el hecho de regresar a la rutina se convierte para muchos en una cuesta difícil de subir. Las razones son variadas, y comprensibles, pero si nos vamos al otro extremo: ¿Qué ocurre cuando este año tampoco ha habido vacaciones?

Nuevos proyectos o lo mismo de siempre. Ni cuerpo ni mente han descansado y septiembre se convierte en un mes más, pero las energías no son las mismas. No ha habido playa, viajes, desconexión al 100% y sí obligaciones. ¿Cómo encarar el nuevo curso laboral si no has tenido ni 15 días vacaciones?

¿Llegó el momento de cambiar de trabajo?

El panorama no es que sea muy alentador, pero si eso de trabajar por cuenta ajena se te ha ido de las manos y no sabes gestionar tus encargos, o no sabes ser tu propio jefe, quizás sea hora de tomar una decisión.

Se suele asociar vacaciones, con el momento en el que el muchas personas deciden cambiar de empleo e iniciar su propia aventura empresarial porque no se ven valorados en la empresa y volver nada tiene que ver con el síndrome post vacacional.

Me apetece tener jefe, compañeros y quejarme cuando llegue septiembre

O si logras ser uno de esos afortunados que toman sus días de descanso en septiembre, mejor. Pero, ni todo el mundo vale para emprender, ni todos sienten que no tener horario sea una ventaja, o que vivir con esa sensación de vértigo sin saber si podrás pagar tus facturas, es una buena idea.

Por ello, septiembre, sobre todo, si no has tenido vacaciones, quizás sea el mejor mes para meditar. Mirar cómo está el mercado, descubrir si tu perfil encaja en alguna oferta laboral y dar el paso: volver a la casilla de inicio. ¿Fracaso? En absoluto.

Sólo tenemos una vida y los ingresos económicos son necesarios, pero no deberían exigirnos tanto como para no poder ni disfrutar de 15 días para evadirnos.

En Pymes y Autónomos|No es lo mismo irse de vacaciones que desconectar

Imagen|Leovalente

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio