Compartir
Publicidad

Cómo saber si mi empresa necesita un coach

Cómo saber si mi empresa necesita un coach
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de los principales problemas que pueden sufrir las empresas se encuentra en no aprovechar todo el potencial de sus trabajadores, ayudar a encontrar soluciones a los problemas que se les presentan en el día a día. No se trata de dar directrices u órdenes, sino más bien de ayudarles a encontrar las soluciones por si mismos. Por eso necesitamos saber si nuestra empresa necesita un coach.

No se trata solo de una moda sino de afrontar la realidad del día a día de la compañía. Muchos jefes por mucho que quieran no se van a convertir de la noche a la mañana en Steve Jobs. No van a dejar de dirigir la empresa como lo están haciendo, no van a pasar de dar órdenes un día para inspirar al siguiente. Quizás ellos son los primeros que tienen que pasar por el proceso de coaching.

Pero las empresas están en un proceso de transformación constante. Son muchos los retos que tienen que afrontar en los próximos años y para ello la actitud y las habilidades de los empleados son básicas. El coach puede ayudar a vencer reticencias, abrir la mentalidad al cambio y hacer que los empleados descubran que también son capaces de llevarlo a cabo.

La labor de un coach pude ayudar a mejorar la autoestima y la motivación de los miembros de la empresa. Pero todo el programa tiene que estar diseñado para tratar comportamientos, competencias o contextos específicos de la organización que se quieren mejorar.

Además ayuda a los empleados a tener claros cuales son sus puntos fuertes, y también mostrar sus debilidades en su trabajo. A la vez ayuda a mantener y reforzar el compromiso con la empresa. Nos recuerda por qué estamos bien en la compañía o cómo podemos desarrollarnos profesionalmente.

No es un proceso sencillo para muchas. Significa un alto grado de compromiso con el proceso, desde el equipo directivo hasta el último empleado. A nadie le gusta que venga alguien de fuera a decirle que están haciendo las cosas mal. O al menos que pueden hacerlas mejor. Pero a veces es imprescindible esta mirada externa para que nos diga si el Rey está desnudo o no.

Imagen | Verteller

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio