Publicidad

Atrapado en las tareas insignificantes que no mejoran la productividad

Atrapado en las tareas insignificantes que no mejoran la productividad
1 comentario

Publicidad

Las pequeñas tareas tienen su momento en nuestro día a día, pero tenemos que saber cuándo y sobre todo durante cuánto tiempo podemos quedarnos atrapados en ellas. Porque tienes que pensar que esto va a ocurrir si no tenemos un plan previo, nos ponemos a hacer algo que dura poco, pero que cuando nos queremos dar cuenta llevamos media mañana atrapados en las tareas insignificantes.

No se trata de que no tengamos que hacerlo, tarde o temprano tenemos que atacar y solucionar estas cuestiones. Pero hay ciertas horas en el día que ya de por si son menos productivas donde trabajar en estos temas no nos va a penalizar tanto en la realización de temas más importantes.

Mi elección es atacar estas tareas justo un poco antes de irnos a comer, antes de acabar la jornada o los últimos días de la semana, para tratar de ir cerrando temas pendientes, que si no muchas veces caen en el olvido. Por supuesto, si tenemos un hueco nos ponemos con ellas, pero esto no siempre es posible.

Hablo sobre todo de pequeños flecos que quedan pendientes de nuestros clientes, pero también correos por responder más tarde, algunas cuestiones que tienen que ver con las redes sociales, limpiar y ordenar el correo o pequeñas tareas mecánicas que tenemos incorporadas a nuestra rutina de trabajo.

Muchas de estas tareas las hacemos casi sin pensar, no tenemos que realizar un esfuerzo intelectual, ni necesitamos estar especialmente concentrados. Y aquí es donde precisamente reside el peligro quedar atrapados en las pequeñas tareas y no avanzar en proyectos pendientes que tienen una fecha de entrega comprometida.

En Pymes y Autónomos | Tres métodos de organización para mejorar la productividad en 2014

Imagen | MemoryCatcher

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios