Publicidad

Algunas cosas que la gente hace para perjudicar sus carreras (y III)

Algunas cosas que la gente hace para perjudicar sus carreras (y III)
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Seguimos con los hábitos que hacen que algunas personas no crezcan profesionalmente y que limitan su desarrollo laboral. Con unos simples cambios en la manera en la que actúan y trabajan pueden conseguir resultados espectaculares, acaba esta serie con un par de últimas recomendaciones.

Evite complacer a todo el mundo

Hay personas que están más preocupadas del qué dirán y de los sentimientos que provocan sus decisiones que realmente en avanzar en sus tareas. Tenemos cierta aversión a que seamos juzgados y por eso tomamos decisiones que nos impiden mostrarnos tal cual somos. A veces nuestras propias dudas nos hacen entrar en situaciones delicadas. Quizá está preocupado porque su asertividad sea interpretada negativamente, es un error que le limita. Ser firme y ser amable no son mutuamente excluyentes, pueden, y deben, darse a la vez. Creamos un conflicto con nosotros mismos innecesario.

Al mismo tiempo, piense con claridad las consecuencias de sus decisiones, a posteriori echar la vista atrás y arrepentirse de no haber dado un paso al frente le destrozará por dentro. Es fácil racionalizar cualquier hecho si queremos buscar excusas: "No vale la pena." "Voy a perder de todos modos." "No quiero hacer enemigos." Pero la no confrontación puede convertirse en un hábito que es difícil de romper. Y las personas más exitosas aprenden, desde muy temprano, que si a todo el mundo en una organización le gusta lo que plantea, probablemente no estará a cargo de nada. Estar a cargo significa decisiones. Y las decisiones significan alguien no le va a gustar lo que usted decida, decir NO muchas veces. Busque siempre el ganar-ganar, si puede, pero no deje que eso impida tomar decisiones

No apoyarse en un mentor

Una forma de detener el progreso profesional de una carrera de manera fulminante es tratar de ir por su cuenta. Encuentre un mentor - y ser un mentor - significa que debe aceptar la crítica. Y sin embargo, la mayoría de los trabajadores son reacios a pedir mentores. Para los que buscan un mentor, la clave está en mirar más allá de alguien que puede darle consejos. La tutoría es una cosa, pero encontrar a alguien que le aporte y que sea crítico es otra muy distinta. Es la diferencia entre un buen discurso y una acción.

Al mismo tiempo, una vez que tenga algo que enseñar, sea mentor de alguien más. Los mentores reciben casi tanto de los maestros como de los estudiantes. Es posible que tenga miedo de dar a aquellos por debajo de usted demasiados buenos consejos, por temor a ser reemplazado. Ese es un miedo común. Pero ser capaz de aprovechar las capacidades del trabajador más joven hará que su percepción ante los demás se fortalezca, además agradecerá el pensamiento fresco.

Al final lo que se busca es el progreso en la carrera, no quedarse estancado ¿no?

En Pymes y Autónomos|En septiembre podemos mejorar de trabajo

Imagen| Faruk Ateş

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir