La temporalidad no se acaba con una reforma del modelo de contrato, hay que cambiar el fondo no la forma

La temporalidad no se acaba con una reforma del modelo de contrato, hay que cambiar el fondo no la forma
1 comentario
HOY SE HABLA DE

El Gobierno tiene como objetivo acabar con la excesiva temporalidad del mercado de trabajo español. Es una petición de Bruselas, que ve como una anomalía dentro de la UE lo que ocurre en España. Y no se justifica por la dependencia del sector turístico, porque otros que también dependen de este sector tienen mejores números. Pero la temporalidad no se acaba con una reforma del modelo de contrato, hay que cambiar el fondo no la forma.

No es el primer Gobierno que se fija como objetivo acabar con la temporalidad. Pero la realidad es que esta no ha hecho más que crecer en las últimas décadas, en un mercado ya de por sí con un elevado número de contratos temporales. Pero quizás donde primero hay que mirar es en la propia administración.

No solo dentro de los contratos de personal, por ejemplo, sanitario que se contrata de forma temporal y vemos como se encadenan contrato tras contrato, sin consolidar el empleo. Y no, las oposiciones que se convocan tarde, mal y con plazas limitadas no son la solución. Si queremos reducir la temporalidad lo primero es mirar las fórmulas de contratación en la administración pública.

Y de la subcontratación. Porque esta es otra, no solo se trata de aquellos puestos que la administración cubre con personal contratado directamente, sino servicios y personal que subcontrata y que llevan años, incluso décadas, ejerciendo el mismo trabajo, pero con un contrato de obra y servicio.

A partir de aquí podemos empezar a plantearnos qué causas justifican un contrato temporal en la empresa privada, que no son tantas y no suponen un porcentaje tan alto. Y sobre todo porque muchos de ellos si están justificados o son puestos de trabajo no consolidados, en la agricultura, en el turismo, etc.

Porque la empresa necesitará siempre cubrir picos de producción y, o lo hacemos con horas extra o complementarias, o contratamos más personal. Esto es lo que al final se tiene que poner sobre la mesa.

Temas
Inicio