Qué es el finiquito y cómo saber si es correcto tras un despido

Qué es el finiquito y cómo saber si es correcto tras un despido
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

El finiquito es el documento que liquida las deudas pendientes entre empresario y trabajador una vez finalizado el contrato. Y en muchas ocasiones supone un foco de conflictos llegado el momento de un despido. Es un documento obligatorio que la empresa debe ofrecer al trabajador para su firma.

Está regulado según el Estatuto del Trabajador en su artículo 49.2 donde nos indica que:

El empresario, con ocasión de la extinción del contrato, al comunicar a los trabajadores la denuncia, o, en su caso, el preaviso de la extinción del mismo, deberá acompañar una propuesta del documento de liquidación de las cantidades adeudadas.
El trabajador podrá solicitar la presencia de un representante legal de los trabajadores en el momento de proceder a la firma del recibo del finiquito, haciéndose constar en el mismo el hecho de su firma en presencia de un representante legal de los trabajadores, o bien que el trabajador no ha hecho uso de esta posibilidad. Si el empresario impidiese la presencia del representante en el momento de la firma, el trabajador podrá hacerlo constar en el propio recibo, a los efectos oportunos.

¿Qué conceptos se incluyen en el finiquito?

Como hemos comentado, el finiquito no es más que una liquidación de deudas, ya sean por parte de la empresa, pero también por parte del trabajador. En el documento se incluyen conceptos como:

  • Días del mes trabajados pero no cobrados. Si nos han despedido el día 20 del mes, serían esos 20 días, los que se abonarían.
  • Pagas extra pendientes, en el caso de que no estén prorrateadas en el salario mensual. En tal caso ya estarían incluidas en el concepto anterior.
  • Horas extras pendientes, que suele ser uno de los mayores focos de conflicto, especialmente cuando no se reconocen como horas extras todo el exceso que se trabaja.
  • Vacaciones pendientes no disfrutadas, que serán abonadas en caso de despido inmediato, pero que en otras ocasiones simplemente se imponen por parte de la empresa hasta fin de contrato para no tener que hacer frente a dicho pago. En caso se haber disfrutado de más días de vacaciones de los que le corresponden la empresa puede restar dicha cantidad a la cantidad adeudada, aunque no suele ser lo más habitual.
  • Anticipos recibidos por el trabajador, que en este caso se deberían restar a la cantidad total.

A la cantidad final hay que aplicarle los descuentos correspondientes en forma de cotización a la Seguridad Social o IRPF, por citar los dos más habituales que tenemos en nuestra nómina.

¿Cómo saber si mi finiquito está bien calculado?

En muchos casos todas estas cantidades no están debidamente desglosadas y al final muchos solo ven una cifra, que es más alta que la mensualidad que les correspondería y se dan por conformes. En caso de tener dudas lo ideal es consultar con un asesor legal y, si no está presente en el momento de la firma del documento, hacerlo como no conforme.

En caso de que el empresario no haga frente al pago del finiquito, tendremos un año para reclamar las cantidades adeudadas y no cobradas. El pago se puede realizar mediante cheque o por transferencia bancaria.

No hay que confundir finiquito con indemnización. Esta se produce cuando tras un despido improcedente el empresario indemniza al empleado con una cantidad según marca la ley, por ejemplo, 20 días por año de antigüedad que lleve en la empresa y que será adicional al finiquito.

Temas
Inicio