Compartir
Publicidad
Publicidad

Jubilación parcial del autónomo, el oxímoron legislativo que parece imposible

Jubilación parcial del autónomo, el oxímoron legislativo que parece imposible
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Hace tiempo que se aprobó la posibilidad de que los autónomos, llegada la edad de jubilarse pudieran optar por una jubilación parcial. De este modo cobraban el 50% de su prestación y podían seguir ejerciendo su actividad profesional. Pero lo cierto es que se trata de una contradicción legislativa ya que todos sabemos que casi no existe el autónomo a tiempo parcial.

En la mayoría de los casos la actividad realizada implica que todo nuestro tiempo se dedica a trabajar para intentar que nuestra facturación sea suficiente para cubrir nuestras necesidades. No conozco ningún caso de autónomos que trabajen sólo 40 horas a la semana, aunque como los animales en peligro de extinción, puede que quede alguno.

Si un empleado por cuenta ajena opta por este modelo de jubilación sigue trabajando, pero el número de horas que pasa en su empresa se reduce a la mitad. Esto será raro que pase en el caso de los autónomos, que seguirán trabajando a tiempo completo mientras tengan fuerza y su salud se lo permita. ¿Puede un taxista permitirse trabajar 4 horas al día? ¿Y un fontanero o un electricista decir que no acude a una urgencia de un cliente porque ya ha acabado su jornada laboral? Todos sabemos la respuesta.

En el caso de los autónomos se llama jubilación parcial únicamente porque se va a cobrar la mitad de la pensión correspondiente, no porque se reduzcan el número de horas de la jornada laboral. Todo ventajas para la Seguridad Social que además se ahorra abonar la otra mitad.

La única modalidad que puede funcionar en la jubilación parcial del autónomo es cuando se está haciendo el traspaso de un negocio o una empresa a otra persona. En lugar de dejarlo todo en manos de otra persona y marcharse a casa, se mantiene unos años en activo para ayudar con su experiencia hasta que la otra persona se haga totalmente con las riendas del negocio.

Lo único bueno de la jubilación parcial del autónomo es que se reduce la cuota a la Seguridad Social, fijada en un 8% de la base de cotización, que además se puede subir un poco para que cuando llegue el momento definitivo de la jubilación sea un poco, no mucho, más alta. Es una buena opción, o la única que tienen, los autónomos que han cotizado por la base mínima durante toda su vida laboral.

En Pymes y Autónomos | La pensión del autónomo, la última de la fila

Imagen | Alexandra_Koch

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos