Compartir
Publicidad
Publicidad

Implicaciones de la economía sumergida en España

Implicaciones de la economía sumergida en España
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El pasado día 27, el Círculo de Empresarios presentó la XXVI edición de su Libro Marrón, correspondiente a 2010, cuyo título es “Implicaciones de la economía sumergida en España” (PDF). En el número de este año, colaboran once autores, todos ellos destacados expertos.

En él se hace especial hincapié en que "aunque puede suponer excepcionalmente un alivio y refugio para ciertas situaciones dramáticas, es a la larga claramente perjudicial para los intereses de la sociedad en su conjunto y todo lo que hace es perpetuar situaciones de injusticia, abuso y explotación”.

También se reconoce que “el problema de la economía sumergida en España, difícil de cuantificar dada su naturaleza, parece haberse agudizado en los últimos tres años como consecuencia de la mala coyuntura que atraviesa nuestro país”.

Esa presentación, contó con la participación de la ex-presidenta del Instituto Nacional de Estadística, Carmen Alcaide, que manifestó al respecto que "aun aceptando la existencia de un volumen moderado de conomía sumergida que puede dar flexibilidad a la economía en general, la existencia de un volumen amplio de este tipo de actividad y el aumento de la misma deben considerarse un fracaso del sistema económico, político, social, ético y moral de un país y debería llevar a una revisión general de las leyes y normas de funcionamiento del mismo”.

Ya hemos comentado la enorme repercusión de la economía sumergida en nuestro país, esta misma publicación situa en el entorno del 25% del PIB el dinero que se mueve "fuera del circuito oficial". También se han comentado las medidas de las Administraciones para luchar contra el fraude. Incluso hemos debatido sobre la normalidad con que la gente ve este tema.

La cuestión es que la lucha contra la economía sumergida no sólo tiene connotaciones económicas, ya que, además, tiene implicaciones sociales. Situaciones de abuso laboral, en ocasiones llegando a la explotación, se esconden en muchas ocasiones detrás de este problema. Es por eso que algunos países de nuestro entorno, se han decidido a intentar atajar el problema con medidas que llegan al punto de ofrecer recompensas a los que denuncien este tipo de situaciones. Este propio libro valora la posibilidad de hacer lo mismo en nuestro país.

El problema ya no es tanto los pequeños fraudes o los "arreglos fiscales", a los que se refiere la gente cuando disculpa estas actuaciones, sino las grandes cantidades que se manejan en negocios oscuros. Como en su día comentamos, la cuestión no es ir contra los que declaran mal, sino contra los que no declaran.

En Pymes y Autónomos | El repunte de la economía sumergida Imagen | Eric Caballero

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio