Estas son las sanciones a las que se puede enfrentar un negocio o autónomo cuyo programa de facturación no esté actualizado

Estas son las sanciones a las que se puede enfrentar un negocio o autónomo cuyo programa de facturación no esté actualizado
2 comentarios
HOY SE HABLA DE

Una de las medidas estrella que ha tomado el Ministerio de Hacienda para reducir el peso del fraude fiscal ha sido prohibir el software de doble uso. Se trata de programas de facturación que mediante diferentes técnicas permiten la ocultación de ingresos al fisco. Para ello los programas de facturación tendrán que estar certificados por la Agencia Tributaria para cumplir con una serie de criterios que garanticen la integridad, conservación, trazabilidad e inalterabilidad de los registros de operaciones. Y si tenemos software antiguo o que no cumple con esta certificación pueden sancionar a un negocio o autónomo si el programa no está actualizado.

Lo curioso del asunto es que parece que hasta ahora Hacienda estaba haciendo la vista gorda con estos programas, que ¿no estaban prohibidos expresamente? La realidad es que se estima que el fraude fiscal por este motivo puede estar en torno a 200.000 millones de euros lo que para el fisco supone dejar de recaudar 60.000 millones de euros anuales en impuestos, según los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha).

¿Cuáles son los motivos de sanción que nos pueden aplicar?

Un comercio o un autónomo que tenga un programa de este tipo puede ser sancionado con 1.000 euros solo por tenerlo, ni siquiera hace falta que se demuestre que lo han utilizado alguna vez. Es decir, pongamos el caso que en el TPV de un negocio que proviene de un traspaso está el programa de contabilidad antiguo, que por cualquier motivo no se ha eliminado y no cumple con la certificación de Hacienda. El negocio utiliza otro más actual que si cumple con esta certificación. La sanción sería igualmente aplicable.

Tener un programa antiguo de facturación en nuestros sistemas puede salir muy caro

Pongamos el caso de un programa de pago por uso, que desarrollan pongamos el caso en Polonia y hemos contratado porque resulta muy económico. Si no está certificado con la Agencia Tributaria y lo estamos utilizando, 50.000 euros de multa por cada año que lo hayamos estado utilizando.  Una cantidad suficiente como para verificar que nuestro programa cumple con esta certificación y estamos cubiertos.

Más grave sería el caso en el que se demuestre que se están utilizando para ocultar ingresos al fisco, ya que la sanción subiría hasta los 150.000 euros por cada año en el que se haya estado utilizando de forma fraudulenta. Son cantidades lo suficientemente importantes como para comprometer la viabilidad de un negocio si está ocultando ingresos al fisco.

Por último los fabricantes, vendedores o distribuidores de los programas de contabilidad que no dispongan de esta nueva certificación del Ministerio de Hacienda serán sancionados con 150.000 euros por cada año que los hayan fabricado, vendido o distribuido.

Un doble fraude

Lo cierto es que el problema con estos programas es que además se comete un doble fraude. Por un lado se declaran menos ingresos de los realmente obtenidos, por otro el IVA que se ha cobrado a los clientes luego no se declara.

Es decir, no es solo que no se pague a Hacienda, sino que cobran el IVA al cliente, se ejerce de recaudador, y luego no se ingresa. O dicho de otro modo, si un cliente paga 100 euros por un producto o servicio que luego no se declara, 21 euros van a parar directamente a la caja del negocio.

Lo cierto es que veremos cómo se desarrollan las campañas para evitar este tipo de programas. Ya hemos visto con otras similares que Hacienda suele aplicar una primera informativa con el envío de cartas que hace que muchos negocios se pongan al día y otra segunda ejemplarizante, donde se busca llamar la atención con la inspección de negocios muy conocidos que sirvan para que otros tomen nota.

Temas
Inicio