Compartir
Publicidad

Algunas reflexiones sobre las firmas de correo electrónico (II)

Algunas reflexiones sobre las firmas de correo electrónico (II)
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer os hablaba de la dudosa o nula utilidad de los tochos de texto legal que se suelen incluir en los emails. Hoy quiero cerrar la entrada desde un punto de vista práctico y para ello, me he ido a mi bandeja de entrada, donde fácilmente he localizado un correo de una persona que utiliza textos de este tipo (tranquilos, he modificado la foto para evitar que se reconozca quien es:).

Si nos fijamos en la imagen, vemos que el mensaje que me envía ocupa apenas un tercio de toda la imagen, eso sí, con una letra considerablemente más grande que la del tocho legal. El resto son extras, algunos superfluos como hemos podido ver en la entrada anterior. No parece que tenga mucho sentido, sobre todo si pensamos que puede generarse una conversación de 2 ó 3 (o más) correos, donde el resultado sería un documento la mar de largo (en pantalla o papel), difícil e incómodo de leer.

Por otra parte, si nos fijamos en la firma, en mi opinion el logo es demasiado grande y no me aporta nada, aunque habría que preguntarle a su departamento de Marketing lo que pretenden con ello. Otra cosa más es ese texto verde sobre la protección del medioambiente. Personalmente creo que no sirve para nada más que para lo contrario. Me explico: ¿Alguna vez habéis imprimido un email y documento ocupa 2 hojas porque no cabía por culpa de esta línea?

Otro asunto es el tema del color. Yo soy partidario de no incluirlo en la firma, ya que muchos dispositivos de impresión, si el documento contiene elementos en color, por defecto imprimen en color. Esto supone un mayor coste, que a lo largo del año, puede llegar a suponer un dinerillo (quizá esto afecte más a grandes empresas y no tanto a pymes, pero todo suma).

A modo de conclusión, dejo unas cuantas ideas a vuelapluma sobre el tipo de firma que me gusta usar a mi en los correos que envío. Por supuesto, es un tema muy opinable:

  • La firma, mejor cuanto más sencilla, sólo con los datos imprescindibles.
  • Si ocupa una sola línea, mejor que si ocupa 2 ó más. Quien lea el correo la verá perfectamente y nos ahorrará tiempo a la hora de leer los correos, al evitar esos interminables scrolls con la rueda del ratón. Usa una letra más pequeña si te hace falta y algún separador tipo "|", juegos de negritas y letra en diferentes tonos de grises,...
  • Olvida el tocho de texto legal, que ya hemos visto que no vale para nada más que para relleno ¿Conoces a alguien que le haya servido para algo o que le haya condenado un juez por no ponerlo?
  • Si quieres cuidar el medioambiente, haz como yo, no pongas nada en la firma del correo y mejor pega un cartel en tu oficina o predica con la palabra)
  • Usa una firma en blanco y negro o tonos de grises, ya que las copias en color pueden ser del orden de 10 veces más caras que las que de blanco y negro.

¿Qué os parece? ¿Alguien se anima a cambiar de firma ahora?

En Pymes y Autónomos | Algunas reflexiones sobre las firmas de correo electrónico (I)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio