Compartir
Publicidad

¿Puede mi empresa funcionar con fondos de maniobra negativos?

¿Puede mi empresa funcionar con fondos de maniobra negativos?
0 Comentarios
Publicidad

A la hora de analizar la situación económico financiera de una determinada sociedad, existen numerosos indicadores que nos proporcionan pistas muy relevantes sobre su viabilidad y necesidad de llevar a cabo medidas correctoras, especialmente cuando se realiza un análisis a corto plazo.

De entre todos estas variables, quizá el fondo de maniobra sea el indicador que mayor información proporciona a simple vista, puesto que únicamente echando un vistazo a su valor (positivo o negativo) podemos valorar la necesidad de tomar decisiones. Sin embargo, no siempre un fondo de maniobra negativo es sinónimo de preocupación.

Todo depende del flujo de cobros y pagos de nuestra empresa. No es lo mismo vender al contado y comprar a plazo que comprar al contado y vender a plazo. Aunque en ambos casos la empresa esté reflejando en sus libros tanto ingresos como gastos debido a la utilización del criterio de devengo, en realidad las implicaciones son muy diferentes desde el punto de vista de la liquidez.

Por ejemplo, un fondo de maniobra negativo no suele ser preocupante para cadenas de supermercados, que venden al contado y suelen aplazar el pago a sus proveedores hasta 180 días. En este caso, la empresa sabe de antemano que el flujo de cobros diario será suficiente para corregir el desfase negativo entre el activo circulante y el pasivo circulante.

Sin embargo, la mayoría de empresas no pueden decir lo mismo. En la mayoría de ocasiones sucede que los gastos tienen un período de aplazamiento de pago menor que el aplazamiento de los cobros. En este caso, manejarse con fondos de maniobra negativos no solo no es recomendable sino que puede llegar a ser peligroso.

En Pymes y Autónomos | ¿Qué es el fondo de maniobra y por qué es una magnitud tan importante? Imagen |

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio