Compartir
Publicidad
Publicidad

Objetivos y herramientas, cuidado, no los confundamos

Objetivos y herramientas, cuidado, no los confundamos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Todo empresario ha de plantearse qué objetivos quiere alcanzar en el desarrollo de su negocio. Una vez que ha definido esos objetivos, debe planificar lso hitos y los procesos que le van a permitir alcanzarlos y para ello ha de echar mano de las herramientas que pueda tener a su disposición para llevar a la práctica las estrategias diseñadas.

Uno de los errores que un empresario no debe cometer es confundir esas herramientas con sus objetivos. Se dice que para alcanzar el éxito empresarial un empresario debe ser innovador, proactivo, tener iniciativa, cultivar las relaciones y los contactos, etc. Pero estas pautas de comportamiento no pueden ser un objetivo en sí, sino las herramientas para alcanzarlo.

Ya hice referencia a que la innovación, por sí sola, no es un negocio sino que es una herramienta que puede aplicarse dentro de un modelo de negocio y que puede darle un valor añadido al mismo que posibilite el alcance de los objetivos.

Lo mismo se puede decir de la proactividad, he leido hoy un post sobre los mitos de la proactividad, donde se explica que las personas proactivas no se conforman con explotar las nuevas oportunidades sino que tratan de crearlas".

También en su momento hice referencia a la gran proliferación de eventos en los que cualquier empresario, en cualquier lugar de nuestro país, puede participar y fomentar y cultivar relaciones profesionales con otros empresarios; hay muchas oportunidades en ese tipo de eventos y podemos abrirnos muchas puertas si sabemos crearnos una buena red de contactos.

Pero no perdamos la perspectiva de que el networking, la proactividad o la innovación son instrumentos que podemos incorporar a nuestro desarrollo del plan establecido. Son herramientas que se pueden aplicar en la puesta en práctica de las acciones y estrategias empresariales que nos conducirán a la consecución de nuestras metas.

No se trata de obsesionarse ni forzarse a ser proactivos o innovadores, las herramientas no se pueden convertir en objetivos. Porque esa obsesión, esa confusión, puede apartarnos del camino marcado y alejarnos de nuestro destino, una excesiva preocupación sobre la utilización de esas herramientas puede suponer un obstáculo para el desarrollo del resto de nuestras estrategias.

En Pymes y Autónomos | Los tres aspectos fundamentales para la correcta dirección empresarial (II): la planificación Imagen | Oneras

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio