Compartir
Publicidad

La dinámica del extintor

La dinámica del extintor
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En los últimos viernes hemos hablado sobre dinámicas en procesos selectivos pero hoy quiero hablar de una dinámica que se puede realizar con la plantilla actual de una empresa. Normalmente se les da una charla a los empleados sobre seguridad, incendios y otra materia para que sepan actuar ante una emergencia. Estos cursos acelerados no están mal pues además se acompañan de documentación (aunque normalmente acaba acumulando polvo o directamente en la basura).

La normativa, recogida en el Real Decreto 1942/1993 de 5 de noviembre, estipula los plazos de revisión de los extintores. En ciertas ocasiones (cada 5 años normalmente) el extintor es retimbrado. Es decir, es vaciado y vuelto a llenar.

La dinámica que hoy propongo puede ser negociada con la compañía encargada de nuestros sistemas anti-incendios para, en la localización adecuada, permitir que sean los empleados los que los utilicen en prácticas controladas y realizar así la descarga sobre fuego real. Es posible contratar algún experto en seguridad que explique la utilización de los mismos y vele por la correcta realización del ejercicio.

En la práctica los trabajadores experimentarán la utilización de un extintor, lo cual es una experiencia muy importante en caso de incendio real. Aumenta la sensación de seguridad, la velocidad de actuación y es mucho más efectivo que una simple charla.

El lugar adecuado es ante todo un lugar ventilado y amplio como un solar. Nunca deberá realizarse dentro de la empresa ni donde el fuego pueda causar riesgos a terceros. Ante todo debe ser una práctica controlada y didáctica para hablar sobre el tipo de incendios (eléctrico, de combustión, químico...) y cómo actuar ante cada uno así como la demostración práctica.

No olvidemos mascarillas para evitar problemas respiratorios y gafas protectoras. Antes de organizarlo ustedes mismos busquen ayuda en organizaciones de seguridad laboral que posiblemente cuenten con algún servicio de asesoramiento al respecto. Si no podéis contar con al menos un agente de seguridad lo mejor es no hacerlo.

Se puede aprovechar la ocasión para organizar una jornada distendida con varias actividades que estimulen el trabajo en equipo y el buen ambiente entre los compañeros de trabajo. En ningún caso podemos perder nuestro objetivo de vista así que no olvidemos cualquier medida de seguridad que queramos explicar, incluyendo planes de emergencia, actuación ante terremotos y otro tipo de eventos que juntos puedan crear una jornada estimulante y útil para todos.

En Pymes y Autónomos | Dinámicas | Prevención de riesgos laborales: El trabajador también cuenta Imagen | Herbie Cans

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio