Las faltas de ortografía alejan a tus posibles clientes y te hacen perder ventas

Las faltas de ortografía alejan a tus posibles clientes y te hacen perder ventas
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Una clínica ofrece servicios para ayudarte a comer de manera saludable. Echas un vistazo a las reseñas en Google y decides visitar su página web. Es entonces cuando un cierto rechazo aparece. No hay un párrafo en el que no encuentres una falta de ortografía. ¿Sabías que en las aplicaciones para buscar pareja las personas que cometen fallos gramaticales son descartadas ipso facto?

Con los negocios ocurre lo mismo. A poco que tengas unos mínimos conocimientos de cómo escribir de una manera correcta, leer que un profesional descuida esa parte, que no deja de ser su carta de presentación, no sólo te genera aversión también ganas de huir.

Las empresas necesitan buenos escritores para vender más

Hoy día las empresas cuentan con numerosos soportes a través de los cuales hacer llegar su mensaje: e-mails, redes sociales, blogs, webs, SMS, chats…  La comunicación en Internet es casi al 100% de forma escrita, siendo la redacción y la ortografía puntos clave para transmitir profesionalidad, seriedad y una buena imagen.

La delgada línea roja que separa el ser cercano con resultar profesional es peligrosa. No es una exageración. Si a través de la web intentas convencer de tu buen hacer, poca confianza generarás si un título destaca sobre el resto con dos faltas de ortografía que no ayudan a potenciar esa imagen.

¿Por qué genera rechazo un texto pobre o que se salta las normas más básicas de la ortografía? Porque al igual que cuidamos nuestra imagen personal, las palabras también nos representan. Contar con un redactor o escritor que además de un lenguaje persuasivo, impida esos fallos es fundamental para vender y fidelizar a tus clientes.

Buenos contenidos, sin faltas de ortografía para mejorar la percepción del usuario

Alguna de las consecuencias que tiene no cuidar ese aspecto de nuestro negocio online son las siguientes:

  • Resta profesionalidad.
  • Refleja cierta dejadez y falta de seriedad.
  • Dificulta la legibilidad, cansa al lector y hasta tiende a confundir.
  • Falta de rigurosidad y credibilidad.
  • Puede ser un factor excluyente.
  • En algunos casos, puede ser considerado como una falta de respeto.

Es posible que conozcamos a la perfección nuestro negocio. Incluso que nos parezca extraño que un desconocido se encargue de contar a los demás de qué va nuestro trabajo. Pero confiar en un experto en comunicación escrita ayudará a que los clientes entiendan lo que hacemos.

La inmediatez, la falta de recursos y ese apostar por ser hombre orquesta, puede llevarnos a perder clientes porque si la primera impresión es la que queda, una web o tienda online desordenada a nivel gramatical no sólo no invita a quedarse, empuja al visitante a huir. Una huida es una venta perdida.

Temas
Inicio