Compartir
Publicidad

Las deudas del fútbol con Hacienda, un agravio comparativo con el resto de empresas

Las deudas del fútbol con Hacienda, un agravio comparativo con el resto de empresas
4 Comentarios
Publicidad

Que la mayoría de clubes de fútbol en España están atravesando por problemas financieros ya no es ningún secreto. En concreto, las deuda conjunta que los equipos españoles mantiene con la Agencia Tributaria asciende a 752 millones de euros, de los cuales casi 500 millones de euros pertenecen a los equipos de Primera División.

Una cifra tan escandalosa como injusta, sobre todo si tenemos en cuenta que, en la mayoría de ocasiones, el impago de impuestos a la Administración Tributaria por parte de pequeñas empresa y autónomos conlleva una serie de recargos, multas, sanciones e, incluso, el embargo de los bienes del contribuyente. Un agravio comparativo fiscal en toda regla.

La burbuja del fútbol española se ha ido gestando durante los últimos años. Los clubes han gastando sistemáticamente una cantidad muy por encima de lo que han ingresado. Tanto es así que los clubes han llegado a una situación en la que se debe el doble de lo que se ingresa. Es decir, si un club tuviese que pagar lo que debe tendría que estar dos años destinando todos sus ingresos a financiar estos gastos.

Cualquier empresa que estuviese en esta situación estaría abocada sin solución a la quiebra. Sin embargo, el fútbol es un negocio especial. Mueve mucho más dinero que cualquier otro negocio y supone cerca del 1,7% del PIB de nuestro país, además de ser un buen antídoto contra los problemas que sufrimos los ciudadanos y de tener efectos directos sobre otros sectores como el turismo.

Sin embargo, el trato de favor de Hacienda con el fútbol no es justificable. Y en esto, creo que todos tenemos que hacer autocrítica. El Gobierno no quiere matar la gallina de los huevos de oro. En el momento que un club sea embargado y obligado a quebrar por sus deudas con Hacienda, toda una masa social saldrá a la calle para evitar que el club baje de categoría o, directamente, desaparezca, como ya ocurrió con los casos de Celta y Sevilla en el año 1995, que se solucionó con una liga de 22 equipos. El fútbol mueve ilusiones y, contra eso, ni siquiera Hacienda puede luchar.

En Pymes y Autónomos | La complicada gestión de los aplazamientos con Hacienda Imagen | Katie@!

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio