Compartir
Publicidad

Formarse no es fiscalmente rentable

Formarse no es fiscalmente rentable
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A fecha de hoy uno puede plantearse la formación, además de como un estímulo personal y profesional, como una fórmula para crear nuevas y complementarias áreas de negocio.

Supongo que esa postura, además de lógica, deseable y recomendable debiera ser estimulada por la norma fiscal de forma que si a algún empresario o profesional se le ocurriera dedicar el poco tiempo libre que le queda a estudiar o perfeccionar sus conocimientos, la fiscalidad no fuera un lastre que perjudicara tan magnífica decisión.

La dirección general de tributos resuelve si es o no deducible para una sociedad los gastos de formación que a continuación detallo. Se trata del caso de un administrador de una sociedad en la que trabaja y que se dedica al asesoramiento de empresas, en materia fiscal, contable, laboral y mercantil. La citada mercantil subcontrata ciertos servicios que ofrece a sus clientes, tales como abogacía, seguros, gestoría administrativa, etc.

La cuestión es que el administrador cree necesario completar sus estudios para obtener la licenciatura en Dirección y Administración de Empresas, de forma que eso le permita acceder al ejercicio de otras profesiones (recordemos que actualmente tiene subcontratadas) como es el caso de gestoría y correduría de seguros.

La respuesta es, además de tímida en su extensión, descortés con el conocimiento y desarrollo personal de los impulsores del comercio. Concretamente dice que no tienen la consideración de gastos fiscalmente deducibles los que representen una retribución a los fondos propios. Por tanto, en la medida que el beneficiario tiene la condición de socio y que el servicio derivado del gasto (obtención licenciatura universitaria) no está relacionado directamente con la actividad de administración de la sociedad, el referido gasto tendría la consideración de retribución a los fondos propios y, en consecuencia, no sería deducible a efectos de determinar la base imponible del Impuesto sobre Sociedades.

Increhivle

Eso es lo que sucede cuando alguien no estudia.

En fin, que no creo que formarse sea una fórmula que permita defraudar cantidades ingentes al fisco. Es más, no creo que a nadie se le ocurra estudiar una carrera con la finalidad de defraudar a hacienda. Si es así... tiene mucho que aprender, así que la decisión no habrá sido desacertada para la empresa, los negocios y el sistema. ¿Por qué castigarle?

Imagen | Galería de Daquellamanera

Más Información | Consulta vinculante

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio