Publicidad

El sector del turismo no se muestra tan optimista como el Gobierno y reclama ayudas
Actualidad

El sector del turismo no se muestra tan optimista como el Gobierno y reclama ayudas

HOY SE HABLA DE

El turismo se ha convertido en el sector que más riqueza aporta a la economía española, con un total de 176.000 millones de euros anuales que representan el 14,6% del PIB además de 2,8 millones de empleos,según un informe elaborado por la asociación empresarial World Travel & Tourism Council (WTTC)

Queda claro que si el turismo para, España se detiene. La recuperación de la economía será un espejismo en 2021 si no se aportan soluciones e ideas nuevas para frenar las pérdidas. El optimismo del Gobierno no se corresponde con lo que se habló en la séptima Jornada de Turismo celebrada en Benidorm.

Al sector del turismo le quedan por delante, meses y años muy duros

Cuando la economía de un país apuesta todas sus cartas a un sector, lo lógico es el desastre. Antes de esta crisis sanitaria y económica sin precedentes, habíamos vivido momentos cruciales donde España dejó de estar de moda como destino, al fin y al cabo, sol y playa hay en muchos países.

España perdió 42 millones de turistas extranjeros

Sin más apuestas a nivel empresarial, además de no ser un país competitivo, los trabajadores del sector (camareros, camareras de piso...) no veían que sus sueldos ni sus condiciones laborales mejoraran al mismo nivel que el sector que se considera esencial para que España no se hunda.

La irrupción del coronavirus y, con él, el cierre de fronteras y la limitación de movimientos dentro y fuera de los países a partir del mes de marzo, han provocado que hasta finales de agosto la pérdida de turistas , de los cuales 15 millones dejaron de venir a la Comunidad Valenciana.

Ayudas más allá de la prolongación de los ERTES

Para paliarlos daños que el sector arrastrará por esta crisis global, el vicepresidente ejecutivo de Exceltur dijo que será necesario «un plan de choque bestial» de apoyo al turismo, que no se quede únicamente en la prolongación de los ERTE –para «anestesiar la caída del empleo»– o en los préstamos ICO –«que difícilmente podremos devolver con los exiguos márgenes de una actividad empresarial que a saber si en 2021 recuperaremos»–.

«Hará falta bajar impuestos, no solo estatales sino también municipales: el IAE, el IBI... Pero también necesitamos liquidez, transferencias directas». Por eso, abogó por que una parte importante de los fondos que lleguen de la Unión Europea para la recuperación vayan a parar al turismo: «Cuando llega el pedrisco u otra catástrofe natural se ayuda a los agricultores y nadie lo cuestiona. Tampoco se cuestionó hace años que había que ayudar a la banca, o hace bastantes más años que había que ayudar a la reconversión de la siderurgia.

Para salvar el turismo hay que controlar la pandemia y gestionar mejor el miedo

Este punto resulta cuanto menos curioso. Por un lado, las autoridades sanitarias nos piden llevar mascarilla y no buscar aglomeraciones y eso va de la mano de ir en avión o montar en tren. ¿Cómo es posible solucionar que las personas vuelvan a comportarse como antes, si la realidad no es una 'nueva normalidad', sino una forma de vivir que en nada se parece a enero de 2020.

Según los representantes del turismo, ahora es el momento de ayudar a la reconversión del sector turístico español con ayudas directas, como ya está predicando el gobernador del Banco de España, el Fondo Monetario Internacional o la propia OCDE». Los bonos que algunos plantean para incentivar la demanda «pueden ser tirar el dinero al río mientras no controlemos la pandemia y el miedo que mucha gente tiene a viajar».

La salud es primordial, y está antes que tomar un avión e irse a otro país para visitar sus playas o su casco antiguo

Por lo tanto, el sector turístico aboga por lo sensato algo que por otro lado no se fomentado desde el turismo español, siempre resumido en dos conceptos: sol y playa que vienen de serie.

Quizás esta crisis sin precedentes, sea el impulso que necesitaban estos empresarios para reinventarse y valorar a sus trabajadores y echar mano de la creatividad. Se nos aconseja ir a lugares ventilados al aire libre, no pueden pretender que una persona sensata gaste una cantidad de dinero que le ha costado ahorrar durante todo el año, para viajar a un país con un elevado número de contagios por coronavirus.

Es cierto, lo primero de la lista es gestionar bien esta crisis sanitaria y económica porque no sólo de turismo vive este país.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios