Compartir
Publicidad
Publicidad

Renegocia tus gastos: alquileres y comunicaciones

Renegocia tus gastos: alquileres y comunicaciones
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En los tiempos que corren, cualquier gasto que seamos capaces de recortar es bienvenido, y la gran batalla de recorte, la tenemos que centrar en nuestros gastos fijos. Generalmente, renegociar un precio pasa por redactar un nuevo contrato, supongamos servicios externos contratados, como seguridad, gestorías, limpieza o alquileres.

Cuando tenemos contratados servicios con alto porcentaje de mano de obra, como por ejemplo gestorías o empresas de limpieza, es muy dificil bajar los precios, dado que la empresa que nos ofrece el servicio tiene unos costes de personal que van en aumento, pero tenemos dos puntos a nuestro favor que podemos intentar amarrar en corto: comunicaciones y alquileres. ¿Cómo lo podemos hacer? Veamos como

En el caso de comunicaciones, la política que siguen las compañias de telefonía, tanto fija como móvil, así como internet, pasa por mantener al cliente sea como sea. Si hemos tenido algún problema, en primer lugar debemos cursar la reclamación oportuna, y a reglón seguido, podemos llamar al departamento de bajas para solicitar la baja de los servicios contratados.

El comercial que nos va a atender en el ddepartamento de bajas, va a intentar por todos los medios nuestra permanencia en la compañía, y si somos unos negociadores medio buenos, le podemos sacar algún tipo de descuento sin mucho esfuerzo. Sólo con nombrar a la competencia, o decir que nos vamos a pasar a tal o cual empresa, vamos a conseguir en el 99% de los casos descuentos, bonificaciones en las cuotas fijas o productos durante algún tiempo.

El otro gasto bastante sangrante suele ser el alquiler de nuestras oficinas, naves o cualquier otra instalación que tengamos. Y aquí, tenemos que actuar en función dde la personalidad del dueño. Si llevamos un cierto tiempo con nuestro local, pagamos relativamente con puntualidad y no damos problemas al dueño, negociar con él es toda una garantía de éxito. La situación empeora para todos, y cada día se alquilan menos locales y se cierran más establecimientos, con lo que garantizar una estabilidad en sus ingresos le da motivos para aceptar nuestras pretensiones.

Tenemos que hacerle ver al dueño que es preferible una rebaja del 15% anual en el alquiler, que cerrar el local no se sabe cuantos meses y que ingrese cero. Como decía el Padrino, hay ofertas que no se pueden rechazar, y ésta es una de ellas, reforzada con la tesis del buen comportamiento pasado que hemos tenido. Observar la oprtunidad de negociación pasa por observar nuestro entorno, si se han cerrado otros locales y estos no se alquilan, conseguir una rebaja en el precio lo tenemos en bandeja.

Por último, recordar que quién no llora, no mama y el no rotundo y el fracaso de la renegociación en el precio lo tenemos antes de comenzar. No conseguir una rebaja sólo nos provocará perder el tiempo, pero no males mayores. ¿Quién se atreve a negociar sus gastos? 

En Pymes y Autónomos | Si tus ventas caen recorta gastos I, II y III

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio