La recuperación está todavía muy lejos, por buenos que sean los datos de afiliación

La recuperación está todavía muy lejos, por buenos que sean los datos de afiliación
1 comentario

El pasado viernes el Ministró Escrivá hizo una presentación donde mostró sus previsiones para este mes con 220.000 nuevos cotizantes. Buenos datos sin duda, pero no podemos dejar que nos lleve la euforia, y sobre todo no confundirnos, porque la recuperación está todavía muy lejos, por buenos que sean los datos de afiliación de junio.

La comparación con la crisis de 2008 es clara. Según el Ministro estamos a 200.000 afiliados de recuperar los niveles de febrero de 2020. Y aquí se hacen varias trampas para intentar hacer ver que la recuperación ya es un hecho. En primer lugar no se tienen en cuenta los empleados que están en ERTE, que siguen como afiliados a pesar de no estar trabajando.

Por otro, se compara febrero de 2020, con junio de 2021, cuando lo lógico sería comparar el mes de junio de 2019 con el actual. Sobre todo porque la generación de empleo en este mes es uno de los más altos del año según la serie temporal. La estacionalidad, un sector turístico en pleno rendimiento y profesores, construcción y varios sectores más que siguen trabajando.

Y esto las empresas lo saben. Lo ven en sus facturaciones, también en los cajones con las facturas pendientes y sobre todo las que tienen ellas por cobrar. Pero también en la facilidades que tienen que ofrecer para llegar a vender productos o servicios. Más facilidades de pago, más descuentos, menos beneficio.

El problema que el Ministro conoce, es que muchas empresas van a seguir manteniendo a empleados en ERTE todo el tiempo posible. La razón no es otra que mantener los costes laborales más bajos y tratar de mejorar sus beneficios para poder amortizar las pérdidas que han sufrido en el último año y medio lo antes posible. Las bonificaciones para sacar empleados de esta situación no resultan atractivas.

Estamos en el buen camino, pero más importante que el verano será incluso el otoño. Y aquí si sería ya muy importante que se empezaran a ver los resultados de los planes de recuperación con el dinero que llega desde Europa, cómo impacta en la economía su puesta en marcha y como sirven para dar un mayor impulso a otros sectores.

Esto unido a una situación pandémica estable, que siempre es más complicada en otoño e invierno (con más población vacunada, pero que no estamos seguros de cómo responden ante nuevas variantes). Estos dos factores nos tienen que dar la medida de hasta dónde ha llegado la recuperación y si realmente estamos o no en situación de decir que no vamos a dar pasos atrás.

Temas
Inicio