Compartir
Publicidad

Radicales islámicos consiguen cambiar el nombre a la discoteca La Meca

Radicales islámicos consiguen cambiar el nombre a la discoteca La Meca
Guardar
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad


La discoteca La Meca, en la localidad murciana de Aguilas acaba de convocar un concurso de ideas para cambiar el nombre. Este cambio viene provocado a raiz del hackeo de su web y las amenazas que han recibido sus propietarios por parte de grupos islámicos radicales que exigian este cambio mediante la amenaza de declarar una especie de cruzada de algún tipo contra España.

El origen del conflicto parte de un trabajador musulman que se negó a aceptar una oferta de trabajo en el local por considerar ofensivo el nombre y la decoración del local. La discoteca en cuestión llevaba 20 años cerrada, con esta misma decoración y nombre. Ahora, los propietarios (Santiago Cañizares, ex-futbolista entre ellos) han cedido al chantaje y deciden cambiar el nombre.

Tomar esta decisión no es fácil, dado que el propio CNI ha comprobado la veracidad y peligrosidad de las amenazas y estos grupos radicales no se andan con tonterías cuando amenazan. Pero tenemos un problema de fondo importante, dado que estamos realizando una cesión a los chantajes de radicales religiosos cuando realmente no existe una ofensa real y directa hacia la comunidad musulmanda. Estas amenazas y chantajes deberían hacernos reflexionar mucho sobre el mundo en el que vivimos.

Existen infinidad de locales con nombres vinculados a creencias de todas las religiones, tanto católicas, como musulmanas, hindues… y no había existido este precedente todavía. En esta tesitura, una amenaza de estas dimensiones se escapa al control de la empresa, de la gestión de un bar de copas y a la evolución del entorno micro y macro de la empresa.

Pero el precedente que se está sentando no pinta bien. Actualmente, en España vivimos en un Estado de Derecho en el que se garantiza la libertad de expresión y a día de hoy, no existe ninguna ley que prohiba el uso de nombres asociados a ciudades, decoraciones de cualquier tipo o referencias respetuosas con el resto del entorno.

Este asunto ha escapado de las manos de los propietarios y ellos son libres de tomar la decisión que mejor les parezca para sus intereses. Eso sí, se han encontrado solos y no he visto a nadie de las altas esferas dar la cara por nuestros propios derechos dentro de nuestro territorio. En esta línea, los precedentes son peligrosos y no puedo quitarme de la mente un sabio refrán:

Cuanto más te agachas, más se te ve el culo

Más Información | La Verdad, Al Arabiya
En Pymes y Autónomos | El Ramadan en las empresas y la protección de los trabajadores

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio