Compartir
Publicidad
Publicidad

Los sectores no sobreviven por tradición

Los sectores no sobreviven por tradición
Guardar
3 Comentarios
Publicidad

Hace tiempo que en muchos lugares se plantea la prohibición de las corridas de toros, y Catalunya, conjuntamente con las Islas Canarias (que ya la proclamo hace unas dos décadas) han sido pioneros en ello. Aquí no voy a entrar en motivos identitarios que puedan llevar a tomar una u otra decisión, y tampoco incluso voy a entrar a valorar motivos de defensa de los derechos de los animales, pues aquí creo que son consideraciones que no corresponden. Pero creo que si corresponde ver la prohibición de los toros desde un prisma empresarial.

Y estrictamente desde un prisma empresarial mi valoración es que ningún negocio puede subsistir por tradición, a no ser que se pretenda mantener de una forma impuesta y artificial. Es decir, la continuidad o no de los toros podría tener un sentido positivo (únicamente visto desde un prisma empresarial) si existiese una posición favorable a los mismos, y una masa fuerte de la población que los siguiese.

Otro tema es que incluso aunque ese sector tuviese la fuerza de clientes suficiente para subsistir, se decidiese prohibir en determinados lugares por deseos identitarios, o por intereses animalistas. Ahora bien, no entrando aquí esas consideraciones me cabe destacar lo dicho: solo tendría viabilidad en caso de existir una masa importante de clientela, y en este caso es evidente que en lugar de masa de clientela importante, cada vez más el negocio está muriendo por inanición.

Esto nos lleva a la conclusión del punto clave a donde quiero llegar, nos lleva al punto que nos traslada a todos los sectores que pretenden sobrevivir “porque toda la vida ha sido así”. La realidad es que lo que toda la vida haya sido así, no significa que hoy siga siendo así, y ni mucho menos que vuelva a ser así.

En este caso nos quedarán tres opciones, rezar para que el proceso de inanición sea cíclico y que cual Ave Fénix volvamos a resurgir de las cenizas con el tiempo, trasladar nuestro negocio a lugares donde aun tengan futuro si es que existen, o bien (y probablemente la opción más viable a largo plazo) reinventarnos y dirigirnos hacia sectores más acordes con el tiempo que nos toque vivir y que tengan futuro en nuestros días.

En Pymes y Autónomos | Ejemplos de supervivencia Imagen | M.Peinado

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio