Compartir
Publicidad
Publicidad

La crisis como excusa para despedir empleados

La crisis como excusa para despedir empleados
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Esta mañana un compañero en la empresa utilizaba la expresión "hacer limpieza" para referirse a la creciente tendencia entre empresarios de poca monta de utilizar la tan manida crisis como excusa para despedir trabajadores "molestos" via art. 52 ET.

No ayudan mucho a frenar esta tendencia los mensajes lanzados esta semana por la CEOE al Gobierno pidiendo abaratar los despidos para afrontar la crisis. Por suerte, el Ejecutivo de Rodríguez ha reaccionado firmemente zanjando la cuestión al negar esta concesión a la patronal. La artimaña está siendo puesta en práctica por empresarios repartidos por todo lo ancho y largo del territorio nacional - estoy seguro que quien más o quien menos sabe de alguna empresa que lo ha hecho en los últimos meses - , y recalco lo de artimaña puesto que es una práctica que personalmente considero vil y desleal.

Que hay crisis, estamos todos de acuerdo (algunos lo tuvimos claro muchísimo tiempo antes que el Gobierno). Que en algunas empresas realmente existen estas necesidades con amparo normativo para despedir empleados, no lo niego. Pero ¿qué ocurre cuando en una empresa de cierto prestigio y sin signos de estar acusando ni tan siquiera mínimamente la crisis (que las hay) decide que es el momento de forzar algunos despidos para quitarse esos trabajadores que son considerados "molestos", aduciendo que se atraviesan tiempos difíciles?

Como mi compañero de trabajo reflexionaba esta mañana en petit comité, esta suerte de limpieza es muy peligrosa, no sólo por las consecuencias que a nivel jurídico provoca un despido improcedente, sino porque la institución jurídica del despido va a quedar desvirtuada, máxime cuando la patronal quiere restarle la importancia que merece con propuestas como las del señor Díaz Ferrán.

Un estudio de PricewaterhouseCoopers reveló que la táctica del despido como medio de afrontar una crisis, incluso siendo éste legítimo y ajustado a derecho, puede ocasionar más perjuicio a la empresa que la propia crisis, y apuntó otras fórmulas para afrontar la crisis sin llegar a estos extremos.

Pero claro, estos estudios piensan en un empresario cabal y respetuoso con sus trabajadores, y habitualmente la mala práxis suele darse en empresarios que apenas tienen la inteligencia justa para pasar el día.

Lamentablemente, es una estampa del país que nos ha tocado vivir.

Fuente | Diario de Cádiz Fuente | www.laflecha.net Imagen | Lusi

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio