Compartir
Publicidad

En realidad, Báñez no va a eliminar ninguno de los 41 contratos vigentes

En realidad, Báñez no va a eliminar ninguno de los 41 contratos vigentes
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer, Fátima Báñez compareció en sede parlamentaria para hacer balance de la reforma laboral aprobada en Febrero de 2012 y, sin embargo, lo que más llamó la atención fue la voluntad del Gobierno de acometer una nueva reforma laboral que se concretaría en forma de menos contratos de trabajo entre los que el empresario podría elegir. Sin embargo, a medida que se van conociendo los detalles de las nuevas reformas en materia contractual, más claro está que la simplificación de los contratos no van en la dirección que se esperaba en un primer momento.

La realidad es que Fátima Báñez no va a eliminar ninguna de las 41 modalidades de contratos que existen en la actualidad, a diferencia de lo que se esperaba a tenor de sus palabras en rueda de prensa, por lo que los empresarios tendrán que seguir escogiendo entre la maraña de tipos existentes en la actualidad.

Pero entonces, ¿en qué consiste el cambio anunciado por el Gobierno? Básicamente, la Ministra ha hablado de pasar de 41 formularios a tan solo cinco modelos de trabajo. Es decir, el cambio es puramente administrativo, pero no quiere decir que vayan a cambiar los aspectos técnicos de cada uno de ellos en forma de, por ejemplo, menos costes de despido y, ni mucho menos, supone la reforma profunda que necesita nuestro mercado de trabajo, poniendo orden a la legislación laboral actual, tal y como venimos demandando muchos desde hace bastante tiempo.

Eso sí, se simplifican las tareas administrativas de los departamentos de recursos humanos, que no dejaba de ser una demanda tradicional por el colectivo de empresarios y que debería servir para ahorrar costes burocráticos y administrativos con la Administración.

En definitiva, el Gobierno no está solucionando el problema de base que, como ya veníamos advirtiendo, no tiene que ver tanto con la simplificación de los contratos sino, más bien, con problemas mucho más profundos que existen en nuestro mercado laboral. Reducir los modelos de contratos hubiese sido un paso en la buena dirección, aunque insuficiente.

Ni que decir tiene que esto no es más que otro paso atrás en la consecución de las medidas necesarias para resolver el problema de la dualidad pero, sobre todo, del desempleo, sobre todo si tenemos en cuenta lo que todos habíamos entendido y esperado de escuchar a Fátima Báñez.

En Pymes y Autónomos | Se reducen las modalidades de contrato a tan solo cinco: un paso en la buena dirección, aunque insuficiente Imagen | Moncloa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio