Compartir
Publicidad

El mito: ¿el emprendedor nace o se hace?

El mito: ¿el emprendedor nace o se hace?
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es un tema recurrente, casi místico que recurrentemente aflora en muchas conversaciones, se ha tratado hasta la saciedad, sin embargo no me resisto a aportar un nuevo punto de vista, la pregunta: ¿el emprendedor nace o se hace? está deformada desde la base, eso es tanto como decir el futbolista nace o se hace, es evidente que si dispones de ciertas cualidades te será más sencillo triunfar en tu proyecto emprendedor, pero desde luego creo que todo es susceptible de aprenderse.

¿qué es ser emprendedor? ¿qué gen o cromosoma determina quién es o no emprendedor?…¿la inquietud, el interés, la capacidad de sorprenderse es algo hereditario? ¿debate absurdo?

Habilidades

En el mundo de la empresa, tienes que disponer de determinadas habilidades para poder desarrollar con garantías tu trabajo, si tus capacidades te permiten destacar en un área mejor, es más conveniente ser una persona equilibrada por encima de un portento en parcelas concretas. Cuántas más puntuaciones altas tengas en todas las áreas que componen la base del emprendimiento mayores serán las posibilidades de triunfar, pero el éxito no está asegurado.

Una de las armas más poderosas para alcanzar el éxito y la excelencia es el esfuerzo, que se confirma como una de las mayores y más poderosas herramientas para triunfar una vez que emprendes, el perseguir un objetivo y poner toda la carne en el asador para conseguirlo con una dedicación y fuerza superior tal y como Malcolm Gladwell dice en su libro Outliers:

“Al principio, las superestrellas de la abogacía, los genios de las matemáticas y los empresarios del software parecen situarse fuera de la experiencia ordinaria. Pero no lo están. Son producto de su historia y de su comunidad, de las oportunidades que tuvieron y la herencia recibida. Su éxito no es excepcional ni misterioso. Se cimenta en una red de ventajas y herencias, unas merececidas y otras no, unas ganadas con esfuerzo y otras mero producto de la fortuna; pero todas cruciales para hacerles ser lo que son…”

Esto confirma mi teoría del proceso y del esfuerzo como vía para obtener el éxito.

Autoempleo

De todos los procesos de emprendimiento el menos interesante y el más volátil es el relacionado con el autoempleo. El empresario nace, además se hace y necesita unas dosis de equilibrio mental, capacidad agonística y generación de endorfinas algo superiores a la media. Esta tendencia por confundir a un emprendedor con un empresario incrementa el "gap" en las tasas de mortalidad empresarial.

El emprendedor vive una serie de circunstancias que le llevan a querer emprender por su cuenta, a querer escapar de su día a día y desarrollar todo su potencial o que, por las circunstancias de mercado o laborales, se vea en la tesitura de tener que emprender de una manera forzada, si la “zanahoria” de tener que obtener unos ingresos es suficiente acicate logrará desarrollarse…

En Pymes y Autónomos |¿El empresario nace o se hace? Imagen | e27singapore

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio