Compartir
Publicidad

El impacto de la ley antitabaco en las empresas de ocio

El impacto de la ley antitabaco en las empresas de ocio
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

El anuncio de la Ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez,del endurecimiento de la ley antitabaco, ha sido recibido de forma negativa, no sólo por parte de los fumadores compulsivos (lógico), sino también por los empresarios de la industria del ocio.

Según la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), esta decisión “es la peor noticia del verano”, ya que producirá “cierres generalizados después del verano”. ¿Esta decisión puede acabar con bares y restaurantes? Vamos a analizar su impacto con tranquilidad.

En primer lugar, partamos por el hecho de que el recelo de hosteleros y restauradores es lógico. Después de la (a mi juicio) incompleta ley de 2006, no se cubrieron las necesidades de ninguna de las dos partes. Los no fumadores siguieron llegando a casa con la ropa apestando a humo, mientras que los dueños de locales de más de 100 metros cuadrados tuvieron que realizar reformas que, a la luz de la nueva norma, se convierten en una inversión inútil.

Sin embargo, de ahí a decir que la nueva ley acabará con bares y discotecas, va un paso. En primer lugar y citando a Joaquín Sabina, “en Antón Martín hay más bares que en toda Noruega”. A los españoles nos encanta salir a tomar cañas. Y no creo que dejemos de hacerlo sólo porque no podamos fumar dentro del local.

Por otro lado, hay varios ejemplos de cómo las leyes antitabaco han funcionado en diferentes países europeos, sin que eso haya modificado sustancialmente los hábitos de los consumidores. En países como Suecia, Finlandia o Irlanda (donde el clima es un factor a tener en cuenta), la gente sale a fumar fuera sin que pase nada. Incluso en Turquía, donde fumar es mucho más que una tradición, la ley se implantó sin que corriera la sangre.

Por tanto, los empresarios deberían relajarse y contemplar la nueva ley, no como una amenaza potencial, sino como una oportunidad. Después de todo, todas las familias con niños que no iban a locales saturados con humo, comenzarán a salir a comer los domingos. Y seguro que esos nuevos clientes compensan a los fumadores compulsivos que tendrán que quedarse en casa (o dejar de fumar). Eso sí, los empresarios deberían exigir que la nueva ley sea clara, sin ambigüedades, para que no se repita la situación que provocó la anterior.

Vía | Público
Imagen | donetsan
En Pymes y Autónomos | La Ley Antitabaco en Aragón, una vuelta de tuerca más.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio