Compartir
Publicidad
Publicidad

La Ley Antitabaco en Aragón, una vuelta de tuerca más

La Ley Antitabaco en Aragón, una vuelta de tuerca más
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad


El Gobierno de Aragón, en pro de la defensa sanitaria acérrima de sus ciudadanos, turistas y demás indivuos que caminan sobre dos pies que tengan a bien visitar tan bella comunidad se dispone a proteger accérimamente la salud de todos, extendiendo la prohibición de fumar a todos los locales públicos, incluidos cafeterías, pubs, bares y cualquier otro.

De esta manera, se propone ampliar las restricciones impuestas por la UE y el gobierno central dentro de las competencias sanitarias que goza esta comunidad. No me gustaría ser hostelero en esta tierra. En absoluto. Porque si de entrada sabemos que la ley Antitabaco no ha funcionado ni a la hora de disminuir el consumo ni a la hora de aplicarla en los locales de ocio, esta medida perjudica más aún a todos los ciudadanos.

Si, a todos, fumadores y no fumadores. Veamos cómo.
La pela es la pela. Y todos los gobiernos saben llorar con un ojo y hacer caja con el otro. Si el tabaco es un problema sanitario, que origina muertes, costes sanitarios accesorios innecesarios, que prohiban su consumo. Se organizará un mercado negro casi con toda probabilidad, es muy probable. Pero mercados negros de sustancias estupefacientes ya existen, y cada uno hace lo que considera oportuno y para eso tenemos a las fuerzas del orden público y a la autoridad judicial.

Pero claro, 6.663 millones de euros recaudados por las labores del tabaco en el ejercicio 2.007 es un verdadero pico para las arcas públicas. Por ejemplo, con la suma de recaudación de cerveza y alcoholes para el mismo ejercicio representa 1.257 millones de euros, con lo cual, dejar de recaudar por tabaco es inviable en la actualidad.

Por otra parte, la libertad de cada individuo termina donde comienza la del siguiente. Pues bien, mantengamos el sistema de separación actual o el poder de decisión que tienen muchos empresarios sobre qué se puede y qué no se puede hacer en sus locales. En la mayoría de comunidades, en los locales menores a 100 m2, el propio empresario decide si se fuma o no se fuma en su negocio. Y con esta decisión, filtrará a su clientela.

Si realmente consideramos que el tabaco es un problema, eliminemoslo, pero bien, este impuesto indirecto que se cobra, que como hemos visto no es pequeño, tendrá que salir de algún sitio, con lo cual, no se yo si los luchadores antitabaco, si les suben el IRPF cuatro puntos, no cambien rápidamente de idea y comiencen a tolerar el tabaco.

Vía | Antena3 y El Periódico de Aragón
Imagen | Sergis Blog

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio