Síguenos

vacaciones.JPG

Dentro de un par de días se acaba la vorágine de trabajao que suelo tener en el mes de julio y podré tomarme unos días de vacaciones. Pero, ¿realmente tiene vacaciones un pequeño empresario? En mi caso la respuesta es no, si se entiende por vacaciones irse fuera y estar desconectada del negocio más de una semana yo no tengo vacaciones. Eso sí, con las nuevas tecnologías sí puedo “ausentame” unos pocos días.

Las vacaciones de los pequeños empresarios suelen ser colgados del teléfono, consultando el correo electrónico e incluso, en los casos más urgentes, haciendo teletrabajo en el lugar de descanso. Por supuesto que nada se va a hundir por unos pocos días en los que no estemos, además si tenemos un buen equipo ellos solos pueden solventar cualquier cuestión que pueda surgir, pero suele ser habitual que se cumpla la Ley de Murphy y, justo en nuestra ausencia, surgirá algún imprevisto que hará necesario que estemos pendientes, en mayor o menor medida, de lo que pasa en la empresa.

Desde luego los avances tecnológicos han hecho posible que, aun estando en el otro extremo del mundo, podamos estar virtualmente en nuestro negocio para solucionar eos problemas. El teléfono móvil, el correo electrónico, internet, skype, .... herramientas que, por un lado, son muy útiles para poder arreglar esos imprevistos desde la distancia, pero que también nos hacen un poco más exclavos de nuestro trabajo.

Desde luego es muy recomendable, incluso desde el punto de vista de nuestra salud, desconectar del trabajo y nadie debería ser tan indispensable como para no poder ausentarse durante unos días sin que la empresa se resienta y si esto ocurre tenemos un problema, pero en las pequeñas empresas jugamos con un equilibrio recursos-esfuerzo que puede obligar a la dirección a estar siempre alerta.

Ciertos sectores, por ser cíclicos, pueden descansar sin problemas durante estas fechas. Otros, al contrario, tienen una mayor actividad en el verano y es imposible irse de vacaciones en esta época del año, pero lo compensan luego cuando la actividad es mucho más baja. Y hay casos, como el mío, donde tenemos que recurrir a descansar una semana ahora, otra dentro de un mes, aprovechar los puentes, etc.

Intentaré irme unos pocos días y desconectar y espero que Murphy este año me deje tranquila. Si no es así, habrá que recurrir a las telecomunicaciones y descansar con un ojo puesto en el teléfono o el ordenador. ¿Vosotros podéis iros con tranquilidad?

En Pymes y Autónomos | Vacaciones, todos las necesitamos
Imagen | Christian Frausto Bernal

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios