Compartir
Publicidad

El comercio electrónico móvil crecerá a gran velocidad... ¿Se está preparado?

El comercio electrónico móvil crecerá a gran velocidad... ¿Se está preparado?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de los grandes atributos que han de tener las pequeñas empresas en estos tiempos de veloces cambios es la capacidad de adaptación. En el plano más tecnológico, ésa debe estar muy desarrollada para no sólo adelantarse, sino, al menos, para seguir los pasos del consumo de unos potenciales clientes que hoy viven ‘pegados’ a un móvil. Y sobre eso quería hablar: el comercio electrónico móvil es una oportunidad que crecerá a marchas forzadas en los próximos años y que será aprovechada sólo por quien pueda adaptarse.

Los cambios de hábito en el consumo están acelerándose. Ya no hablamos de la evolución del comercio electrónico, de cuyo crecimiento damos buena cuenta en estas líneas cada cierto tiempo. Hablamos de esas ventas a través de dispositivos móviles. Antes, para que quede clara la expansión de los dispositivos, una cifra como muestra: España es el país de los grandes de la UE con mayor proporción de smartphones (un 63,2 % de los usuarios de móvil tiene uno de este tipo, frente al 62,3% de Reino Unido o el 51,4% de Francia).

Cifras

Con esa cifra sobre la mesa, nos centramos en las ventas a través de dispositivos móviles. Es evidente el uso, cada vez, más intensivo de tablets y smartphones para navegar por internet. Sin embargo, las compras a través de ellos ya no son algo etéreo, sino que empiezan a ser una realidad y, en el futuro más a corto plazo, van a ser un mercado en toda regla.

Y damos algunos datos incluidos en el estudio elaborado por Forrester Consulting para Paypal en el primer trimestre de 2013 con la participación de 30 empresas online europeas, cinco de ellas de España:

  • Un dato muy relevante: el comercio electrónico móvil (m-commerce) generará 19.000 millones en 2017 y en el caso de España 1.500 millones. Para hacernos una idea, esta última cifra de nuestro país es siete veces más que lo registrado en 2012, cuando sólo se sumaban apenas 202 millones de euros.
  • Se calcula que el establecimiento de un canal de pago mediante dispositivos móviles aumenta las ventas de un negocio online un 15% de media.
En ese mismo estudio se destaca un dato que da una idea de que, de forma progresiva, la predisposición para comprar a través del móvil crece. En nuestro país, 13 de cada 100 usuarios de estos dispositivos ya lo usan para adquirir un producto y casi un tercio (29%) lo hace para buscar información. Se trata de cifras que están por encima de países como Francia u Holanda.

Que no cunda el pánico

¿Esto quiere decir que si no cuento con una tienda online para el móvil o mi web estoy cometiendo un error garrafal? En absoluto. ¿Estas cifras me obligan a invertir mucho dinero en una aplicación móvil? No tiene por qué. Esas estadísticas sólo reflejan una tendencia que va mucho más rápido de lo que se podía imaginar en un principio. Mientras algunas pequeñas empresas aún están planteándose vender por internet, ahora la realidad pone sobre la mesa la necesidad de dar un paso más.

No se trata de que cunda el pánico y de que se alimente una burbuja más. No hay que perder la perspectiva, pues ni todas las empresas que se adapten al móvil venderán más sin más, ni todas las que no lo hagan tengan fecha de caducidad y un futuro muy negro por delante.

Esas cifras sólo tienen que poner en sobreaviso a las pequeñas firmas que quieran aprovechar el potencial de internet y, ahora, de su consumo a través de los dispositivos móviles. La tendencia es evidente y sólo hay que adelantarse e ir preparándose para cuando el hábito se generalice mucho más.

Cómo prepararme

Leyendo todo esto, muchos se estarán preguntando... ¿Y ahora qué hacemos? Hay que planificar ese ‘aterrizaje’ a la venta por internet móvil. ¿Qué posibilidades hay ahora mismo para las pequeñas empresas? Pues, como comentábamos en un artículo hace ya meses, hay tres opciones fundamentales con las que tratar de aprovecharlo:

  • Una aplicación móvil. Es la ideal (aunque algunas voces autorizadas planteen sus dudas) y, a la postre, la más cara. Supone construir una app desde cero para los principales sistemas operativos.
  • Mantener el diseño de la web visible para todas las pantallas, sin más. Algo que puede resultar más incómodo para los dispositivos más pequeños. Es la opción más económica, aunque, quizás, no cumpla con esa usabilidad que se busca.
  • Un diseño adaptado tanto para tabletas como para smartphones. Es el término medio entre ambas pero también tiene sus desventajas.
Hay que plantearse cuál es la opción que más se adapta a mis necesidades, a la realidad de mi empresa y, sobre todo, a mi presupuesto. No hay que entrar en pánico, sólo preparar los cimientos para esta nueva realidad.

En Pymes y Autónomos | Las ventas móviles para las pymes, un reto aún por conseguir, Tu empresa en el móvil Imagen | Yutaka Tsutano

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos