El Expediente de Regulación de Empleo (I): qué es y las causas para solicitarlo

Sigue a Pymesyautonomos

despidos.JPG

Desde el inicio de la crisis se habla cada vez más de los Expedientes de Regulación de Empleo, los famosos EREs. Vamos a explicar lo que son, cómo funcionan y el restro de cosas que empresarios y trabajadores deben saber sobre este procedimiento. El ERE es un procedimiento administrativo por el cual una empresa solicita, a la Administración Laboral, permiso para eliminar temporal o definitivamente un determinado número de puestos de trabajo y prescidir de esos trabajadores.

Un ERE se puede solicitar para la extinción de determinados puestos de trabajo por parte de la empresa, pero no sólo para eso. Una empresa puede pedir un ERE para reducir la jornada de trabajo de sus empleados o para suspender temporalmente ciertos contratos laborales. La aceptación del ERE depende de la autoridad laboral que es la encargada de velar por los intereses de los trabajadores.

El ERE lo solicita normalmente la empresa, pero también los trabajadores, a través de sus representantes pueden hacerlo en los casos de que la propia empresa no lo solicite y sus trabajadores consideren que este hecho pueda perjudicarles.

Las causas que pueden motivar la solicitud de un ERE pueden ser varias:

  • Cuando desaparece la personalidad jurídica de la empresa.
  • Cuando se den causas de fuerza mayor que imposibiliten la normal actividad de la empresa y por ello sea necesaria la suspensión o extinción de los contratos de trabajo de los empleados. Por ejemplo, pensemos en una catástrofe (incendio, inundación, o cualquier otra circunstancia climatológica) que cause un daño irreparable en la empresa y que impida que ésta pueda seguir desarrollando su actividad empresarial con normalidad.
  • Cuando por causas, técnicas, organizativas, de producción o económicas sea necesario proceder a un despido colectivo para asegurar la viabilidad de la empresa o, directamente, ésta sea imposible.

Debemos aclarar que para considerar a un despido como despido colectivo han de darse las siguientes circunstancias:

  • Empresas de menos de 100 trabajadores: despido que alcance a 10 trabajadores.
  • Empresas de 100 a 300 trabajdores: despido de un 10% del total de los empleados de la empresa.
  • Empresas de más de 300 trabajadores: despidos de más de 30 trabajadores.

No será necesaria la solicitud de un ERE para despedir a los trabajadores en caso de quiebra de la empresa o en caso de cese de actividad de la misma en virtud de una resolución judicial.

En Pymes y Autónomos | El ERE, la última opción
Imagen | talcahuanofotos

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario