Síguenos

olpe

Una práctica que algunos autónomos próximos a la edad de jubilación realizan, es el de empezar a cotizar por base máxima de cotización (3.198 euros) a partir de los 50 años, para así al alcanzar a la edad legal de jubilación (de 65 años) la pensión máxima, es decir, 2.497 euros mensuales.

Las modificaciones presentadas el viernes para reformar las pensiones va a suponer un varapalo para aquellos que estando en una edad relativamente próxima a la jubilación pretendan cobrar la pensión máxima, ya que la modificación del período de referencia para el cálculo de las pensiones, de quince a veinticinco años, perjudicará notablemente sus intereses.

La meta de contemplar los veinticinco años se irá aplicando paulatinamente desde 2013 para que sea efectiva en 2023, lo que significa que el autónomo que desee cobrar la pensión máxima, debe empezar a cotizar por la base máxima desde los 42 años. Esto en términos monetarios, supone incrementar la factura de gastos en 953 euros mensuales, que acumulados en un año, suponen 11.436 euros.

Hasta diciembre de 2010, del millón de autónomos que cobran pensión, sólo 2.138 cobraban la pensión máxima, lo que manifiesta que no es una práctica muy habitual cotizar por el máximo permitido para cobrar la pensión máxima, pero para quien se lo plantee deberá tener muy en cuenta las nuevas reglas de juego para conocer como puede afectarle en su planteamiento.

Imagen | sergis blog
En Pymes y Autónomos | Pensiones

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios