Compartir
Publicidad

Un cliente enfadado, un nuevo cliente y trabajar en casa: un reto para gestionar tu tiempo y la calidad del trabajo

Un cliente enfadado, un nuevo cliente y trabajar en casa: un reto para gestionar tu tiempo y la calidad del trabajo
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Para quien trabaja desde casa, como freelance o autónomo, cliente es sinónimo de ingresos, alegría y motivación para seguir trabajando. Y evidentemente una razón de peso para no sentir que la ansiedad te devora al afrontar los gastos. ¿Pero a más clientes, mejora la calidad de nuestro trabajo?

El que mucho abarca, poco aprieta dice el refrán y en este caso es cierto. Hay malas temporadas donde el dinero escasea y la mejor opción y la más sensata parece ser el aceptar todo tipo de encargos. ¿Una buena decisión? Dependerá de si quieres renunciar a tener vida propia y a posiblemente entregar proyectos de calidad baja o media.

Imaginemos a un diseñador gráfico. Pasa horas frente a la pantalla de su ordenador. Sabe gestionar bien su tiempo de trabajo y el de ocio. Tiene claro que de vez en cuando hay que hacer descansos y desconectar. Le beneficia personalmente y profesionalmente.

Un día recibe un correo de un cliente alterado. Su encargo no cumple con los requisitos que acordaron juntos, y exige la repetición del proyecto. Nuestro amigo mira su planning y se da cuenta de que este mes cuenta con dos nuevos clientes y que está dedicando mucho tiempo y esfuerzo con ellos.

El cliente molesto tiene razón. Recuerda que como hay confianza, cumplió con el pedido pero no le dedicó la atención que suele dedicar. El mes no se presentaba bien respecto a ingresos y no debía decir no a nadie.

El resultado ahora es: más trabajo, y menos ingresos. Porque tiene que repetir el proyecto y no puede discutir nada de lo que le han recriminado.

Esta vez, la falta de planificación y la ansiedad por obtener más beneficios, le ha dado una lección que ya conocía: a más encargos, más trabajo sí, pero también menos tiempo para el descanso y por lo tanto para la calidad del trabajo bien hecho.

Puede resultar algo impropio del mundo realidad. ¿Rechazar trabajos? Quizás siempre puedas negociar la fecha de entrega pero lo que no podrás borrar es la mala imagen que dejas al realizar un mal trabajo, por querer abarcar demasiados.

Imagen|Pixabay

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio