Compartir
Publicidad
Publicidad

Asumir riesgos, un mito de los empresarios

Asumir riesgos, un mito de los empresarios
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Una de las características a las que se suelen aludir cuando se habla de las condiciones necesarias para ser empresario es la de superar la aversión al riesgo. Identificar negocio con riesgo es una de las cosas más naturales, sin embargo, los empresarios de éxito no se caracterízan, precisamente por su temeridad, sino por todo lo contrario.

Todo empresario sensato evita el riesgo. La capacidad de los empresarios para asumir riesgos es un mito, desde el punto de vista de que la temeridad está enfrentada con las pautas fundamentales de un buen negocio, planificación y gestión.

El profesor de la Escuela de Negocios de Harvard, Howard Stevenson, dijo que "los auténticos emprendedores quieren quedarse con toda la recompensa y pasar todo el riesgo a otros". No cabe duda de que en todo negocio hay un componente de incertidumbre, pero el riesgo y la incertidumbre no son la misma cosa.

El riesgo se refiere a la probabilidad o proximidad de sufrir un daño, la incertidumbre es la falta de certeza o de seguridad sobre nuestra situación o sobre los efectos de nuestras actuaciones. El empresario debe centrarse en reducir el riesgo y manejar las situaciones de incertidumbre.

La incertidumbre sobre la idoneidad de nuestro planteamiento, sobre si los resultados que obtendremos cumplirán nuestras previsiones o si nuestra capacidad de gestión de los recursos será la adecuada para sacar el mejor rendimiento a nuestra organización, no debe confundirse con el riesgo.

Y esa incertidumbre puede ser la misma que tiene cualquier persona que empieza a trabajar en una nueva empresa, el que forma una familia o el que se plantea cualquier otro cambio en su vida. Es la misma incertidumbre que puede tener un trabajador que, en unas circunstancias como las actuales, no sabe si podrá mantener su puesto de trabajo el próximo año, o el desempleado que busca un trabajo.

El empresario debe rebajar el nivel de riesgo en todas las decisiones que tome y minimizar el impacto que las incertidumbres pueden tener en el desarrollo de su estrategia y gestión empresarial. La mejor manera de conseguir todo esto no es superar la aversión al riesgo, sino trabajando para reducirlo y, en la medida de lo posible, transformarlo en incertidumbre.

En Pymes y Autónomos | La gerencia de riesgos Imagen | Wiros

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio