Publicidad

¡Viva Windows 7 sin actualizaciones en la empresa!

¡Viva Windows 7 sin actualizaciones en la empresa!
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

La semana pasada se entró en el último año de soporte previsto por parte de Microsoft para su sistema operativo Windows 7. Es algo que ya era conocido. Es más, hace ya tiempo que dicho sistema no se podía adquirir si queríamos cambiar un ordenador en nuestra empresa. Puede parecer un contratiempo, pero la sensación es que muchas empresas bendicen a Windows 7 sin actualizaciones.

Porque quedarse sin soporte de actualizaciones de seguridad dentro de un año, más que un problema, para muchas de ellas va a suponer una liberación. Las actualizaciones se han convertido en muchos casos en un incordio. Más todavía con Windows 10, donde el sistema de actualización continua del sistema operativo, con dos grandes mejoras y nuevas características a lo largo del año, lejos de ayudar a las empresas, perjudican su trabajo.

Es cierto que las actualizaciones de seguridad corrigen problemas y vulnerabilidades que hacen que los datos de la empresa estén más seguros. Pero es como una vacuna que las organizaciones introducen en sus sistemas informáticos, solo se ven los efectos secundarios, no que la empresa haya quedado a salvo de un ciberataque.

Además muchas organizaciones tienen bastante reciente lo ocurrido con Windows XP, como parecía el fin del mundo, pero los ordenadores siguieron funcionando en las organizaciones unos cuantos años más con normalidad. Solo se sustituyen cuando las aplicaciones de gestión dejan de funcionar o nos dejan de ofrecer soporte en dichos sistemas.

Y además en caso de aparecer alguna vulnerabilidad grave, se sacaron parches especiales para dichos sistemas. Nada indica que con Windows 7 no se vaya a seguir el mismo camino. Por esta razón en la pequeña empresa que utiliza todavía estos sistemas están muy tranquilos. Windows 7 seguirá siendo uno de los sistemas más fiables para la empresa en los próximos cinco años.

El cambio vendrá condicionado por el agotamiento del hardware, cuando haya que renovar los equipos informáticos, no por un sistema operativo que ha quedado obsoleto, pero para la empresa sigue resolviendo sus problemas incluso mejor que Windows 10.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir