Compartir
Publicidad

Telefónica y sus "errores medioambientales"

Telefónica y sus "errores medioambientales"
4 Comentarios
Publicidad

Vamos a describir lo que considero un error de bulto por parte de Telefónica y cómo en la pyme debemos ir por delante en gestión medioambiental, responsabilidad social corporativa y en la implantación de nuevas tecnologías como es la factura electrónica.

Todo comienza cuando nos damos de alta en la factura electrónica de Telefónica. Darse de alta en este servicio implica una conexión web, unos conocimientos medios de gestión y un relativo control de la red, navegadores y correo electrónico. Pero no hace falta hacer un master tampoco para llevar a cabo estos procesos. La sorpresa se origina una vez que nos hemos dado de alta en el servicio de facturación, nos llega una carta en papel, comunicando el alta del servicio. Primer error. Primer error, porque esta confirmación se podría haber evitado mandando un mail a la cuenta que hemos dado de alta en la web del cliente. Le pedimos autorización para establecer como canal prioritario de comunicación el mail y nos hubiéramos ahorrado el envío del papel y los consiguientes costes. Pero admitamos pulpo y demos por hecho que nuestros clientes son tontos y que no saben manejar el correo electrónico. En esta carta, alabamos la buena labor del cliente que se acaba de dar de alta en la factura electrónica por el cuidado del medioambiente conservando miles de árboles, de manera independiente al resto de ventajas que aporta la factura electrónica.

Y aquí es donde yo pienso: Si Telefónica se dedicara a mandar un mail con esta carta, en lugar de un comunicación impresa, con su sobre y a todo color, el ahorro en árboles hubiera sido mayor aún, comenzando por su propio ejemplo.

La pyme debe implantar las comunicaciones electrónicas con todos los clientes que así lo prefieran de manera integral, tanto para emisión de facturas electrónicas como para el resto de información escrita que necesitemos. El teléfono, sólo para casos imprescindibles o realmente urgentes y la RSC ecológica, para todo, no sólo para las actuaciones del cliente.

Un cliente que se suscribe a la facturación electrónica sabe usar el correo electrónico y quizá se sienta casi ofendido si le mandas una carta para contarle las bondades del sistema, tal y como hace Telefónica con todas las altas que genera en su sistema de alta web.

En Pymes y Autónomos | Factura electrónica

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio