Compartir
Publicidad

Por qué no debemos actualizar a Windows 10 en la empresa, al menos por ahora

Por qué no debemos actualizar a Windows 10 en la empresa, al menos por ahora
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Muchas empresas tienen puestas muchas expectativas en Windows 10. La posibilidad de actualizar gratuitamente desde Windows 7 y desde Windows 8.1 supone un aliciente que no quieren dejar escapar. Una ampliación del tiempo de soporte, que en Windows 7 no queda mucho o unificar todos los ordenadores de la empresa en un mismo sistema son los principales beneficios. Sin embargo hoy vamos a ver por qué no debemos actualizar a Windows 10 en la empresa, al menos por ahora.

Empezando porque tenemos un año por delante para realizar la migración y no hay que precipitarse. Mejor dejar pasar un tiempo prudencial para que los primeros inconvenientes, los pequeños fallos que todo sistema operativo nuevo tiene se pulan al cabo de unos meses. Además así también evitamos problemas con la descarga y actualización durante los primeros días.

También damos tiempo a que aparezcan los drivers que necesita el nuevo sistema operativo, de manera que acabamos de comprobar que nuestras impresoras, escáner o cualquier otro periférico va a funcionar correctamente. En todo caso, se podría probar con un equipo a modo de test para ver que no vamos a tener inconvenientes antes de dar el salto.

Lo mismo ocurre con el software y programas que se utilizan en la empresa y que puede que necesiten una pequeña adaptación que posiblemente no esté lista en los primeros días de agosto. Esta es la principal barrera para la migración en muchos equipos, ya que si nuestro ERP o software de gestión no funciona con Windows 10 poco podemos hacer.

Por último tenemos que pasar un periodo de adaptación al nuevo sistema. Dado que muchos usuarios migrarán por su cuenta a Windows 10, cuanto más tarde lo hagamos más tiempo tenemos para que esta curva de aprendizaje la pasen en sus hogares, para no perder productividad con el nuevo sistema en el trabajo.

En todo caso tenemos un año para migrar de forma gratuita y no hay que tener prisa. Lo ideal es dejar pasar los 6 primeros meses para pulir errores y a partir de aquí utilizar algún equipo de test para evaluar los inconvenientes de la migración. Una vez que vemos que se pueden salvar, sería el momento de plantear una estrategia de migración de equipos.

En Pymes y Autónomos | Windows 10 puede que no sea gratis para todas las empresas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio