Compartir
Publicidad
Publicidad

El correo electrónico en los pequeños negocios (II)

El correo electrónico en los pequeños negocios (II)
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

En la entrada anterior sobre el correo electrónico os contaba el por qué de la importancia de elegir bien el sistema de correo electrónico que vamos a usar. En la segunda, quiero hablar de una de las primeras preguntas que nos solemos plantear al abrir una cuenta para nuestro trabajo ¿Debo utilizar un dominio propio o genérico? ¿Cuál me conviene usar?

Casi todos nos hemos preguntado si debemos usar una cuenta con un dominio propio (minombre@miempresa.com) o si nos sirve con una de uno genérico (minombre@gmail.com, minombre@yahoo.com). No creo que exista una respuesta absoluta. En mi opinión, la principal diferencia entre ambas opciones está en el coste y la imagen que podemos transmitir a nuestros contactos.

Atendiendo al coste, si usamos un servicio genérico, no tendremos que pagar ninguna cantidad en metálico por disponer de una cuenta de correo en alguno de los numerosos servicios disponibles hoy en día en internet. Si lo que queremos es una cuenta (o varias) con el dominio de nuestra empresa, la principal diferencia está en el coste de compra y mantenimiento del dominio, que no suele sobrepasar de los 30 euros anuales, dependiendo de la empresa a la que le contratemos la compra y del tipo de dominio que elijamos (.es, .com,...). Depués tenemos que elegir un sistema para gestionar el correo, existiendo algunos gratuitos (por ejemplo Google Apps) y otros de pago de, principalmente ofrecidos por proveedores de servicios de alojamiento (Arsys, Dinahosting,...).

En la parte de imagen, hay quien dice que causa una mejor impresión una dirección de correo electrónico con un dominio propio que una genérica. Sin embargo, podemos provocar un efecto negativo a nuestros contactos, por ejemplo, si se encuentran con que en ese dominio no hay alojada ninguna página web o si es difícil de recordar o teclear. Si la razón social de la empresa es demasiado larga, difícil de pronunciar,... podemos pensar en abreviarla para facilitar su escritura y operar con ese dominio más corto. Aquí es cuando hay que dejar paso a nuestra imaginación para que sea nuestra aliada.

Como puedes ver, elegir un dominio propio no es tan difícil ni tan caro como podría parecer. Elegir una alternativa u otra ahora depende de las necesidades de tu negocio y de lo que tú decidas.

En Pymes y Autónomos | El correo electrónico en los pequeños negocios: (I)

Foto | luisvilla

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio