Compartir
Publicidad

Trabajadores con movilidad reducida: subvenciones para abaratar costes laborales

Trabajadores con movilidad reducida: subvenciones para abaratar costes laborales
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

A la hora de diseñar nuestras líneas de producción, sea la empresa que sea y el sector que sea, tenemos que tener presente que el empleo de personas con movilidad reducida reduce sustancialmente los costes laborales de la mano de obra. Estas reducciones se originan tanto en la baja cotización que tienen estos trabajadores como en las distintas subvenciones que ofrecen todas las administraciones autonómicas para mejorar la integración de estos colectivos.

Las empresas de nueva de creación deben aprovechar esta rebaja en costes laborales, sea la empresa que sea y el tipo de empleado que necesitan. Tengamos presente que una persona que presente una disfuncionalidad de cualquier tipo, no le impide realizar perfectamente otro tipo de tareas para las que puede estar perfectamente capacitado. ¿Qué tiene que tener en cuenta la empresa para llevar a cabo estas integraciones? * Centros de trabajo accesibles, acordes con una plantilla que pueda presentar movilidad reducida. Imaginemos una oficina que varias personas se desplacen en silla de ruedas. Los cuartos de baño, áreas de trabajo y los espacios para moverse por la propia oficina tienen que estar pensados para estos perfiles laborales. * Cadenas de montaje o producción adecuadas para cualquier tipo de persona que tenga alguna deficiencia. Por ejemplo, mayor presencia de señales acústicas, visuales, maquinaria y equipos de trabajo adaptados para cualquier perfil que presente movilidad reducida. * Recurso del teletrabajo. Existen multitud de áreas en la empresa que el teletrabajo puede suplir perfectamente. Esta vía es válida por ejemplo para profesionales en distintas áreas pudiendo compatibilizar el trabajo físico con el trabajo en remoto. Para llevar a cabo una buena integración, basta con que hagamos un análisis detallado de los puestos de trabajo de nuestra empresa y de las distintas necesidades físicas que debe tener cada trabajador. Por ejemplo, ¿puede ser un montador de muebles sordo? Por supuesto, pero es imposible que una persona que no tenga visión sea transportista.

A efectos prácticos, manteniendo una equidad en salarios, en la plantilla, una persona con movilidad reducida tiene un coste laboral efectivo que puede ser hasta el 50% inferior a otra persona que no lo tenga. Y por supuesto, la productividad de estas personas no tiene porqué ser inferior al resto de trabajadores. Basta con comprobarlo para saber que esto es una falacia que entorpece la propia integración laboral de estos colectivos.

En Pymes y Autónomos | Contratos a discapacitados ¿por qué no? Imagen | Visentico

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio