Compartir
Publicidad

La vuelta a la escuela

La vuelta a la escuela
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un informe elaborado por Agett afirma que, desde que estalló la crisis, en el tercer trimestre de 2007, se ha incrementado un 160% el número de personas en paro que reciben algún tipo de formación, lo que supone que 485.000 desempleados más, han decidido hacer cursos formativos.

Al finalizar marzo, 788.200 parados recibían algún tipo de formación, lo que supone el 17,1% de trabajadores en paro. La cifra en cuatro puntos superior al la del tercer trimestre de 2009, pero sigue siendo muy baja. A pesar del aumento del númreo de parados que se forma va en aumento, estos números eran mucho mejores antes del estallido de la crisis, cuando cerca del 22% de los parados recibían algún tipo de formación para incrementar sus oportunidades de inserción laboral. Según Agett, sería necesario que un millón de parados estuvieran actualmente formándose para llega ahora a ese porcentaje.

La situación ideal sería aquella en la que el 100% de los parados recibiese algún tipo de formación, especialmente aquellos que llevan más de un año en el dempleo, y que esta formación no debería ser genérica, sino enfocada a un puesto de trabajo concreto y que le proporcionase al desempleado las herramientas necesarias para poder incorporarse de manera inmediata a un puesto de trabajo, indicó Francisco Aranda, prsidente de Agett.

El estudio de Agett revela que los trabajadores con mayores niveles de formación son los que menos están sufriendo las consecuencias de la crisis. Los trabajadores que poseen un título de doctorado son los que tienen menor tasa de paro con un 2,1%, aquellos con educación superior tienen una tasa del 11,4%, mientras tanto los trabajadores sin estudios son los que se encuentran en una peor situación, con una tasa de paro del 47,31%.

Hay que tener en cuenta que el estallido de la burbuja inmobiliaria y la crisis de la construcción han llevado a una situación de desempleo a miles de trabajadores de ese sector, la mayor parte de ellos desempeñaban trabajos de baja cualificación por lo que se hace necesario el reciclaje de todos ellos.

Es importante que tengamos en cuenta que la formación es un aspecto muy importante en el desarrollo profesional y personal de todos los trabajadores, pero más si éste se encuentra en una situación de desempleo. Por eso debemos de ser conscientes que el 17,1% es una cifra bajísima y hay que poner en marcha mecanismos para que este porcentaje aumente considerablemente.

¿Tiene sentido que el Estado pague más de 400 euros por persona y mes, a desempleados de larga duración sin recursos y que éstos no se preocupen de formarse para aumentar su capacitación y poder optar a un empleo? ¿Por què no se vincula el pago de estos subsidios a la participación de estas personas en actividades formativas?

Desde luego si queremos aumentar la competitividad de las empresas de nuestro país, deberíamos de poner el acento en aumentar también la de nuestros trabajadores, en activo y desempleados.

Vía | Europa Press En Pymes y Autónomos | La importancia de la formación en la empresa Imagen | Mario Carvajal

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio