Compartir
Publicidad

Errores del empresario: la soberbia

8 Comentarios
Publicidad


Todos hemos conocido en alguna ocasión a alguien que tiene la soberbia como seña de identidad; el soberbio es mejor que los demás, no se equivoca nunca, sus conocimientos son inconmensurables, o eso se cree.

En todos los ámbitos de la vida es necesario cierto grado de modestia y humildad, de los que suele carecer el soberbio, lo que puede entorpecer su actividad laboral, hasta el punto del fracaso.

La actitud del que se cree que no se equivoca nunca, se traduce en este primer punto, en culpar a otros cuando algo sale mal. Esta búsqueda de culpables tiene dos efectos negativos simultáneos, la frustración de los culpabilizados, al no poder eludir esa carga que no les corresponde y al mismo tiempo, y el estrés que produce el no poder hacer nada por enmendar el error y mejorar la situación, ni por evitar que se vuelva a repetir, ya que no lo han producido ellos.

Por otro lado ese aire de superioridad, que le lleva a verse por encima de los demás, a menudo conduce a la sordera y la ceguera, ni oye las adverencias ni ve la que se viene encima. Lo que agrava las situaciones ya que, al ser él el único capaz de decidir que hacer, ante la “ineptitud” de los demás, genera en el propio soberbio una ira que a veces se torna incontrolable y acaba descargando sobre los que están debajo.

Todo esto conduce a un ambiente de trabajo insoportable, pues ni siquiera con la mejor de las voluntades llega a veces para tapar los errores del todopoderoso, lo que acaba condenando al fracaso a la empresa.

Ante esto hay poco que se pueda hacer, salvo plantarle cara, y hacerle ver que se equivoca cuando lo hace, que no lo sabe todo, y que no es siempre culpa de los demás. Pero plantarle cara a alguien de quien depende tu salario es en casi todos los casos algo que nadie está dispuesto a asumir, se aguanta hasta el final, y después cuando no haya remedio, que me despida, me indemnice, y a otra cosa.

¿Alguno a tenido algún jefe así? ¿Alguno actúa así como jefe?

Seguro que se me han quedado en el tintero algunas de las características y las consecuencias de una actitud así, animo a los lectores a que dejen sus comentarios al respecto. (Aunque no sea más que para desahogarse).

En Pymes y Autónomos | La selección natural
Imagen | Pesadilla en la cocina

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio