Compartir
Publicidad
Publicidad

Cambiar o esperar a otra ocasión

Cambiar o esperar a otra ocasión
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

He estado revisando, estos días, un libro sobre cómo crear y desarrollar una empresa. En el primer capítulo hace una reflexión sobre la situación de partida y los efectos de la crisis. En su análisis, comenta cosas como que "el paro va en aumento y las empresas, y la propia Administración, no demandan los puestos de trabajo que necesitaban anteriormente". En otro párrafo dice que "no debemos olvidar que la creación del propio empleo tendrá una serie de efectos sinérgicos sobre la economía social circundante sl emprendedor".

También se hace referencia a que "debe favorecerse la creación de estructuras que den soporte al desarrollo del eutoempleo" o que "el apoyto de las diferentes administraciones esun factor clave para el proceso. Las ayudas, públicas y privadas, son necesarias para efectuar las primeras inversiones, la confianza propia y el aliento de los responsables animadores serán precisos en la fase de despegue". Todo esto no sería reseñable porque se ha hablado en multitude de ocasiones de todo esto, lo que me ha llamado la atención, y es por lo que hago esta reseña, es que este libro de F.J. Maqueda es de 1993. Es decir que 17 años después, seguimos igual.

El problema está claro, hasta las soluciones ya se ha apuntado muchas veces, "que nuestro modelo productivo no es el adecuado", "que hay que modernizar la estructura económica", etc. Mientras tanto, a problemas estructurales, seguimos dando soluciones coyunturales, si hay dos o tres meses de microcrecimiento económico ya vemos el final de la crisis ahí cerca, si durante un par de meses hay una leve mejoría en el empleo ya estamos en el buen camino...

Mientras tanto, a golpe de subsidio y de economía sumergida, una buena parte de la gente va capeando el temporal. Mientras tanto, se apoya a sectores que siguen representando el modelo antiguo mientras que los nuevos, que podrían ser el motor de ese nuevo modelo productivo, son cosa de unos pocos "locos" que, a pesar de las dificultades, intentan sacar adelante proyectos innovadores sin, practicamente, ningún apoyo.

Se dice que en época de crisis hay que hacer cambios. Parece ser que tras la crisis de los 90 los cambios que se hicieron no han sido, estructuralmente, muy efectivos. Eso sí, vivimos mejor (porque nos hemos endeudado más) y durante unos años nos hemos creido un país económicamente fuerte (eso sí, sin fabricar otra cosa que casas y más casas para que, en algunos casos, nadie viva en ellas).

¿Cambiaremos, en esta ocasión, o esperaremos a la siguiente crisis? ¿Apoyaremos decididamente a los emprendedores innovadores de sectores que modernicen nuestro modelo económico? ¿Formaremos y aprovecharemos esa formación de los trabajadores en empleo cualificados o seguiremos con una estructura de baja cualificación y deficiente productividad?

Sólo espero que dentro de 17 años, si alguien lee este post, no tenga que hacer la misma reflexión.

En Pymes y Autónomos | Cambiar el modelo económico Imagen | El Jim

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos