Compartir
Publicidad

Nuevos paradigmas en las relaciones empleado-empresario

Nuevos paradigmas en las relaciones empleado-empresario
1 Comentarios
Publicidad

¿Pueden los jefes de ser amigos de sus empleados? Hace unos años la pregunta era sencilla de contestar, existía una barrera social y real en la jerarquía de la empresa que impedía que fluyera la relación con naturalidad, sin embargo las cosas cambian o al menos se matizan.

Sin duda que es positivo generar un clima de confianza y de buenas relaciones entre los miembros de una organización que tienen que compartir muchas horas al día y momentos de tensión y decisiones complicadas, ¿podemos llamarlos amigos?

La fina línea que separa en las relaciones la autoridad puede ser un arma de doble filo, porque uno tiene que ser jefe primero, amigo después. Es como ser un padre. Padre primero y después amigo.

Sin embargo, muchos empleados no necesitan realmente un jefe, su grado de autonomía y de confianza hacen que deban volar libres. Sí, es posible que todavía necesiten mentores, y todavía cometan errores (al igual que el jefe). Saben manejar la responsabilidad para tratar de hacer lo correcto. Ellos trabajan con usted, no para usted, por tanto no necesitan un jefe en el peor sentido de la palabra.

Una última conclusión: La respuesta depende en gran medida de lo que cada uno defina como amigo. Claro, puede haber una diferencia entre un amigo de negocios y un amigo de toda la vida. Resulta difícil imaginar pasar 40 horas a la semana con personas con las que no construyes un vínculo.

En Pymes y Autónomos | ¿Cómo es la vida sin jefes? La historia de Zappos

Imagen | JD Hancock

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio