Compartir
Publicidad

Y después de años de práctica, seguimos haciendo malas presentaciones en la empresa

Y después de años de práctica, seguimos haciendo malas presentaciones en la empresa
1 Comentarios
Publicidad

Parece que no aprendemos la lección y a pesar de que las presentaciones es una herramienta ampliamente utilizada en las empresas parece que no se acaba de crear las diapositivas de forma correcta para que los asistentes a la misma las puedan visualizar correctamente. Porque que nosotros visualicemos un gráfico de forma correcta en la pantalla retroiluminada de un ordenador nos significa que desde el proyector o si la hemos imprimido y la mostramos a la sala, la puedan ver de igualmente bien.

A la hora de apoyarnos en un elemento gráfico es imprescindible que la audiencia a la que nos dirigimos en primer lugar pueda ver correctamente la imagen para que pueda entender de qué estamos hablando y a la vez interesarse por la información extra que aporta dicha imagen. De otra forma automáticamente surgirá el desinterés, ya que la información no llega al destinatario.

Un ejemplo lo pudimos ver ayer en el debate económico entre los diferentes partidos políticos en El Objetivo. En un caso como este, la presentación no sólo va dirigida a la persona que tenemos enfrente, sino también al espectador que está en sus casas. Esto también ocurre en muchos eventos donde la empresa hace una exposición que se transmite por streaming a través de Internet. Un fallo de este tipo implica perder la atención de aquellos que no están en la sala de forma inmediata.

Además en un caso como este, en el que se deben contrastar los datos que se han proporcionado con más calma posteriormente, es imprescindible poner a disposición de todo el mundo la información aportada para poder contrastarla. Este sería el caso de un balance, una previsión de ventas de cara al siguiente año, etc.

En el caso de las fotos es más sencillo verlas de forma adecuada, pero en el caso de los gráficos, es fundamental elegir un formato que se pueda ver bien desde un proyector o en una televisión, desde una distancia lejana. Por supuesto, no hablamos ya de hacer alguna trampa, no manteniendo las proporciones adecuadas, algo que al entregar o compartir la presentación al final, quedará al descubierto rápidamente.

En Pymes y Autónomos | Cómo iniciar una presentación

Imagen | Pixabay

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio