Compartir
Publicidad

Tengo un cliente tóxico, pero soy incapaz de abandonarlo

Tengo un cliente tóxico, pero soy incapaz de abandonarlo
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Hay clientes que no son rentables para las empresas. Pero se mantienen por se estratégicos en un sector, por su influencia, porque nos traen más clientes, etc. Otros son clientes tóxicos, que suponen un pozo de horas dedicadas y cero beneficio. Y sin embargo muchas empresas son incapaces de abandonar a estos clientes.

Además es un cliente que siempre te culpabiliza de todos sus problemas. Esto supone que pasar por su negocio, realizar cualquier cambio o intervención será un pozo sin fondo de horas dedicadas a solucionar problemas que no tienen necesariamente que ver con lo que nosotros hemos hecho.

Que se ha hecho un cambio en la página web y no le funciona el ordenador personal de su hijo, culpa nuestra que seguro que le ha entrado un virus al visitar la página para ver como había quedado. Es un ejemplo extremo, pero tampoco tan alejado de la realidad. Cualquier cosa que tangencialmente tenga cierta relación con lo que vamos a hacer, supondrá que nosotros lo tenemos que arreglar.

Además es un cliente que siempre te pide mucho más de lo que ha pagado, normalmente con amenazas de irse a la competencia o emocionales, donde apelan a que al no estar de acuerdo con nuestro trabajo les estamos perjudicando económicamente. "El pan de mis hijos" es una frase muy socorrida que suele salir a menudo.

Y a pesar de todo esto, muchas empresas son incapaces de desprenderse de estos clientes. No voy a entrar ya en los motivos que les induce a ello, pero si en que mantener a este cliente tóxico en cartera significa que no podemos acoger a otros nuevos o simplemente no le prestamos la atención debida a los que ya tenemos y perdemos de forma silenciosa.

Lo peor de todo es que el cliente tóxico se suele convertir en un dictador. Ha tensado tanto la cuerda que cree que puede hacer y pedir lo que quiera que le serán concedido. Le basta levantar el teléfono para saber que vamos a dejar lo que estemos haciendo para dedicarnos a su tarea.

En Pymes y Autónomos | Que podemos hacer cuando el cliente fija el precio de nuestro trabajo

Imagen | tpsdave

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos