Compartir
Publicidad

La marca contra los prosumidores

La marca contra los prosumidores
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Allá por el 2009 alabé el ingenio de aquellos que, frente a los que ven todo como una amenaza, grandes superficies incluidas, detectan una oportunidad, un nicho de negocio. Parece mentira que demostrasen mucho más ingenio que los propios monstruos del marketing, a cuyo rebufo iban. Y es que, como diría un abogado americano, hoy asistimos al caso de la marca contra los prosumidores.

¿Qué es un prosumidor y qué tipo de conflictos desata esta nueva figura? Os recomiendo la lectura de alguno de los posts que Julen, Consultor Artesano, ha dedicado al tema.

Si quizás en algún caso, como en el de los taxistas, puedo entender esas tensiones, en otro, como el que nos ocupa en el post de hoy, es que me parece que no se pude ser más torpe. Me estoy refiriendo a la persecución que ha desatado IKEA contra empresas y webs que hagan referencia a su marca, por uso ilícito de la misma (y hay unas cuantas).

Me parece estúpida su postura por múltiples causas:

  • Están disparando, al mejor estilo SGAE, contra su propia base de clientes y prescriptores, contra un ecosistema que, en última instancia, favorece el desarrollo de su negocio (que alguien les explique como se hizo bestialmente grande Microsoft). Es antieconómico.
  • Están generando un efecto de animadversión, muy vinculado al llamado efecto Streissand, un boomerang que se vuelve contra ellos y esa visión happyflower de su marca. Es antimarketiniano.
  • Pero es que además van en contra de la conocida doctrina de los distribuidores de la OMPI. Su estrategia carece de base jurídica.

Por todo ello no es de extrañar que Ikea haya echado el freno a sus pretensiones iniciales,mediante el siguiente comunicado:

Queremos dejar claro que nos arrepentimos profundamente de la situación con respecto a IKEAhackers. Por supuesto, nuestro objetivo no era cesar la actividad de la página. Al contrario, apreciamos el interés en nuestros productos y el hecho de que haya gente alrededor del mundo a la que le gusten nuestros productos tanto como a nosotros. Estamos evaluando la situación, con la intención de encontrar una solución buena para todos los implicados.

Me temo que no es suficiente. Si fuesen listos lo que haría sería desarrollar una estrategia potenciando esas iniciativas, reconociéndoles como partners, como influencers, usándolos como testadores, creando comunidad.

¿Es tan complicado verlo así?

Más información | Fernando Gomez, Del Neandertal a los apóstoles de la marca, Segunda Parte En Pymes y Autónomos | Las grandes empresas necesitan grandes ideales

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio