Compartir
Publicidad

La imagen de la web corporativa sí importa y mucho

La imagen de la web corporativa sí importa y mucho
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Entras en una web corporativa de una empresa cuya producción agrícola es vendida en un 90% en el exterior. Una firma con una facturación anual superior a los 3 millones de euros que, pese a las turbulencias del sector, sigue ganando mercado. Un diseño horrible, una información desactualizada y unas fotografías borrosas. Sin conocer de nada la marca, ¿cuál es la primera impresión?

Pero vayamos al mundo ‘offline’. Un comercio con unos productos magníficos y una ubicación y posicionamiento muy buenos. Llegas y lo primero que te recibe es un escaparate desordenado, sucio y con una oferta desactualizada. Entras y la limpieza deja mucho que desear, la pintura de las paredes está en muy malas condiciones y los expositores están completamente desordenados e, incluso, con la imagen corporativa anterior. ¿Te invita a comprar? ¿Te genera la suficiente confianza como para hacerlo?

Seguramente con ese segundo caso, lejos de la red, sea mucho más fácil de entender la importancia de la imagen en un negocio. Y en el plano digital, no puede ser distinto. Es tu carta de presentación, lo que quieres mostrar a tu potencial cliente, a quien no tiene ninguna referencia tuya y se presenta allí.

¿Cuáles podrían ser algunos de esos ‘pecados’ en imagen? - Secciones que no funcionan: Desde el área de noticias, hasta el blog pasando por el contacto. Contar con lugares que no funcionan es como si a tu escaparate en la tienda física le faltaran dos de las cuatro bombillas y muchos de los productos estuvieran sin iluminar.

  • Datos antiguos. Reflejan dejadez, abandono. Contar con la última noticia del 2009 o no haber cambiado los datos de contacto tras la última mudanza de la empresa.

  • Fotografías de mala calidad. La imagen tiene, cada vez, mayor poder y en una web, aún más. Contar con imágenes borrosas, mal colocadas o poco coherentes con la imagen general contribuirá a esas malas sensaciones del visitante.

  • Un diseño desorganizado y poco adaptado a los tiempos. Una arquitectura caótica, sin coherencia en la distribución de los elementos y con una forma de presentarlo escasamente moderna sólo invitará al cliente a marcharse.

No se trata de gastarse ingentes cantidades del presupuesto de la empresa en una web corporativa si la situación económica no es buena. Pero sí es necesario cuidar los detalles y tener muy claro que la imagen es fundamental y más en la red. El porcentaje de personas que entran y salen de una web en los primeros 10-15 segundos es muy alto. En la mano de la empresa está evitarlo.

En Pymes y Autónomos | Crear un sitio Web de éxito para tu empresa, La usabilidad de nuestra página web o blog Imagen | jmtosses

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio