Compartir
Publicidad
Publicidad

El que vende latón, el que compra oro y el que negocia incompetencia

El que vende latón, el que compra oro y el que negocia incompetencia
Guardar
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace dos días, en pleno domingo de agosto, después de la hora de la comida, en aquella hora donde la gente normal hace la siesta me sorprendió que llamasen a mi puerta para hacerme una encuesta, más allá de entrar a valorar la conveniencia o no de utilizar esas horas y días para encuestarme, en el transcurso de la encuesta sucedieron detalles que me llevaron a sacar conclusiones que considero apropiadas para las empresas y que quiero compartir en este articulo.

Y si señoras y señores las puedo compartir pues (aun no entiendo el motivo) pero ese día el amable encuestador me encontró en un momento afable e hice lo contrario que hubiese hecho en cualquier otro momento, no le envíe escaleras hacia abajo, sino que accedí a la encuesta e incluso al ver que iba para largo le invite a realizarla cómodamente en el sofá de mi casa y no en un frío rellano, ahora bien ese buen humor se torno en sorpresa cuando me di cuenta de la falta de capacitación y errores de bulto del simpático encuestador, lo que me llevo a analizar lo importante que es que conozcamos aquello que ofrecemos.

Como digo la simpatía se fue tornando en decepción e incluso en condescendencia por mi parte cuando me di cuenta que en muchos ámbitos yo sabia más que el encuestador como iba su tableta y la mecánica para realizarme las preguntas y le tenia que ir orientando para que tirase para atrás las preguntas y lo marcase correctamente, pues por si mismo no lo conseguía.

Y esto que podría quedar en una simple anécdota deja de serlo y empieza a ser preocupante cuando ya hace años (pero cada vez más denoto en muchas empresas, comercios de todo tipo y empresas de toda índole y sector) que la incompetencia va en aumento, que la falta de capacitación es alarmante y que ni los empleados ponen gran interés en mejorar, ni los empresarios en formar adecuadamente a sus empleados.

Me preocupa y mucho cuando llamo a un centro de atención al cliente de una conocida marca de vehículos, le pregunto por un servicio concreto suyo ya vigente en otros países y próximo en España y no saben de que les hablo. Me preocupa cuando acudo a una tienda de telefonía o llamo a uno de sus “call center” y son incapaces de responderme, o yo les hablo de propiedades de sus terminales o servicios que desconocen, Me preocupa cuando llamo a conocidas cadenas de restauración a domicilio y equivocándose reiteradamente en mi pedido, se marchan para traer lo que falta y no saben descifrar un simple recibo. Y por poner un solo ejemplo más, me preocupa cuando acudo a una oficina bancaria y me miran con cara de póquer cuando les pregunto por algo nuevo que ofrecen y que ha sido publicitado por ejemplo en su Web o en prensa.

¿Y que hacemos ante ello?, decir que nos falta ser productivos y competitivos, pero yo digo que para nada podremos ser competitivos ni productivos, desde el analfabetismo comercial más recalcitrante, y no me preocuparía si eso sucediese solo en empresas o enseñas de perfil bajo o que se dirigen a segmentos de bajo coste, pero eso me alarma y mucho cuando se extiende a nombres que en teoría hacen valer su servicio y su calidad como unos de sus valores máximos.

¿Donde esta la solución?, hay que atacar por varios flancos, desde tener a unos consumidores exigentes y formados, hasta unos empleados con ganas de formarse, pero (y aquí voy a discrepar de mi línea habitual de critica al trabajador) no nos engañemos, en este caso el trabajador es el ultimo o el menor de los culpables, el máximo culpable aquí es el empresario que quiere ofrecer un servicio de oro, pagando salarios y formación de latón, y del consumidor que accede a comprar latón, en un lugar que supuestamente ofrecen oro. El día que el consumidor pague oro y exija oro y el empresario pague oro, sabiendo que va a vender oro, dejando el latón para otros se encontrará la solución.

En Pymes y Autónomos | La importancia de la formación en la empresa
Imagen | manel

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio