Compartir
Publicidad

El amor y los cupones de descuento

El amor y los cupones de descuento
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Antes de empezar, creo que el catorce de febrero es una fiesta consumista. Y los demás tópicos ya los conocéis. Pero la cuestión a tratar es que la publicidad siempre va encaminada a la búsqueda y captura de tu emoción, de agitarla por si anda dormida y hacerte recordar que ese día debes amar y comprar. Por lo tanto, si no tienes un mínimo detalle con tu pareja pasas a convertirte en el malvado de todos los malvados que existen en el planeta de los malvados. La alternativa a que no te pongan esa etiqueta son los cupones de descuento, ¿os llegan a vuestro correo?

Durante la semana pasada y hoy, me he encontrado con varias ofertas. Flores,cenas en un restaurante exquisito, una pizzería asequible, todas la variables posibles entran en estas propuestas a un precio razonable para cualquier enamorado "de bien" e incluso para quien no lo esté. Ya hemos hablado de los cupones de descuento, de la cantidad de empresas que se dedican a ello y de las dudas de algunos usuarios. ¿Merece la pena darse de alta en una de ellas si eres una pyme?

¿Rentable para las empresas?

En un interesante artículo del compañero IC sobre Groupon, las pymes y su mal uso se trataba el tema desde el punto de vista de la empresa y la posibilidad de que el negocio de los descuentos no fuera tan positivo a la larga, sobre todo en la cuenta de resultados. Se trataba el tema de la mala gestión por parte de algunas pymes y de las empresas con sus cupones a la hora de ofrecer sus productos. Sobre todo si el fin de fidelizar a un cliente era una quimera.

En la zona donde vivo he comprobado que ha bajado el número de ofertas en estas páginas. Los descuentos se centran en belleza, y en salud (limpiezas bucales, incluso revisiones ginecológicas) Pero yendo al tema en cuestión: "fiestas que no sabemos de dónde surgieron", para empresas pequeñas es una oportunidad ideal para promover sus productos a precios bajos. Los viajes resultan más tentadores puesto que unas flores o unos bombones pasan a la historia por una cuestión natural.

En mi opinión, aunque algunas pymes no puedan acceder a este tipo de estrategia de venta (descuentos) para otros negocios sí tiene una parte positiva. Primero se exponen, segundo el cliente aprovecha un descuento y si queda satisfecho y los precios reales no son desorbitados, cabe la posibilidad de repetir.

Reconozco que los descuentos en cines captan mi atención y despiertan una cierta indignación. Ir al cine no era un lujo, siempre se podía acudir en el día del espectador, hoy aparece dentro de las ofertas para regalar en la fecha mencionada. Curioso. Pero también comprensible por las subidas en todo lo relacionado con cultura. Una vez más, una oportunidad para las pequeñas salas.

El resumen sería: algunas empresas pierden, pero los usuarios ganan. Tal vez sus comisiones sean abusivas pero las empresas continúan apostando. E insisto, en una ciudad como Alicante, donde pasear por las zonas de comercios representa caminar por un desierto, tal vez los pequeños negocios prueben esta alternativa como una posibilidad de captar clientes, a pesar de las hipotéticas pérdidas.. o no. Pero quien piensa que lo tiene todo perdido sólo ve una herramienta de marketing más que probar. A fin de cuentas siempre puedes decir adiós.

En Pymes y Autónomos|Cupones descuento, ¿sostenibles para la empresa?,

Imagen|José Manuel Bermádez Esparza

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio