Compartir
Publicidad

No, guardar la contraseña en el navegador no es una buena idea en la empresa

No, guardar la contraseña en el navegador no es una buena idea en la empresa
0 Comentarios
Publicidad

Comodidad vs. seguridad, una batalla que lleva años luchando con los usuarios y no necesariamente tiene que ver con la tecnología. Llevamos años de malas prácticas, de guardar la llave de la puerta de casa debajo del felpudo por si acaso nos la hemos olvidado... Y eso se traduce también en nuestro día a día con la tecnología. Por eso guardar la contraseña en el navegador no es una buena idea en la empresa.

Para empezar porque estas contraseñas implican que cualquiera que ponga la dirección de nuestra aplicación online de facturación, por ejemplo, puede acceder a la misma con nuestro usuario o contraseña. Pero además, basta con realizar una sencilla búsqueda en Internet para llegar al almacén de claves de cualquier navegador donde están almacenadas todas en texto, con lo cual cualquiera podría verlas.

Muchas empresas piensan que por estar en un entorno de confianza no tienen que preocuparse. Al fin y al cabo son sus propios compañeros los que se pueden sentar en un momento dado en su ordenador. Pero no se trata ya de eso, de que alguien con mala intención quiera acceder con nuestras claves, sino de lo que un ataque puede obtener en nuestro ordenador.

Mantener un listado con claves de acceso para diferentes lugares, una hoja de Excel o un simple bloc de notas puede parecer buena idea, pero no lo es. En caso de una intrusión que pretenda robar datos es algo que estamos poniendo en bandeja para los ciberatacantes. Y es algo cada vez más habitual, ya sea por desconocimiento o por una mala práctica.

Por eso si queremos mantener un sistema de este tipo tenemos tres opciones. Cifrar los documentos de contraseñas con un programa específico, de manera que ante un acceso indebido no pueda obtener los datos. Otra alternativa es buscar un gestor de contraseñas, que se encargue de mantener la información cifrada, ya sea en nuestro ordenador o sincronizada con la nube. La última opción es la más sencilla, la libreta donde se apunta todo y se guarda en un cajón con llave.

En Pymes y Autónomos | Día de la contraseña, ¿por qué la seguridad se convierte en un incordio?

Imagen | Nguyen Nguyen

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos