Compartir
Publicidad
Publicidad

La difícil tarea de despedir, ¿cómo lo hago?

La difícil tarea de despedir, ¿cómo lo hago?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

No están los tiempos para que un trabajador pierda su empleo, pero en ocasiones un empresario se ve obligado a prescindir de él porque tiene razones de peso. No es una tarea fácil ni gratificante. Sobre todo, si se posee un mínimo de empatía.

Pero tampoco se puede mantener en un puesto a una persona que hace tiempo se ha desligado del equipo, del proyecto y de lo esencial: trabajar. Antes de tomar la drástica decisión entra la motivación, una charla, una oportunidad para que las circunstancias mejoren.

Despedir a una persona conlleva perder el sueño, dudar de si se ha tomado la decisión correcta y varios aspectos nada agradables.

Pero, si la duda nos asalta antes de decir adiós definitivamente, podemos averiguar si ese trabajador todavía puede aportar a la empresa y lo único que necesita es una buena formación para reconducir un comportamiento erróneo.

Nadie, por muchos años que lleve como gerente y por merecido que sea el despido, se acostumbra a ser el mensajero de tan malas noticias.

Antes de tomar la decisión final se debe tener claro:

  • No hay vuelta atrás cuando llega el momento pero el proceso de despedir a alguien comienza mucho tiempo antes.

  • Antes de despedir a una persona las llamadas de atención donde se le explique que su labor no está resultando la esperada, son necesarias y obligatorias. En resumen, deben existir unos hechos concretos y que se puedan demostrar.

  • Previo al despido será de agradecer que esta situación sea conocida por un mínimo de personas para así ahorrar momentos tensos y desagradables entre los compañeros.

  • Tras un despido es conveniente comunicarlo al resto del equipo. Lo mejor es explicarles objetivamente las causas del cese.

  • Conversar con el resto de la plantilla se evita una impresión de injusticia a la vez que se puede aprovechar para explicar las líneas de actuación y el método de trabajo que se espera.

El jefe inmediato debe ser el encargado de decírselo haya sido o no su decisión. Informar sobre las malas noticias o decisiones importantes debe estar a cargo del jefe directo del trabajador.

En Pymes y Autónomos|Diferencias entre indemnización por despido y finiquito

Imagen|RobinHiggins

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio